Ascenso a Primera

Los aficionados del Real Valladolid, encantados de repetir viaje a Soria

Varios aficionados disfrutan de cañas y torreznos en el centro de Soria. / Ramón Gómez

Desde primera hora de la tarde decenas de blanquivioletas poblaron el centro de la ciudad, mientras que los autobuses con el grueso de aficionados llegaron a su destino en torno a las siete de la tarde

J. A. Pardal
J. A. PARDALSoria

Si hace pocas semanas los aficionados del Real Valladolid inundaron el centro de Soria en las horas previas al encuentro de la liga regular frente al Numancia. Hoy, al tratarse de un día en mitad de la semana, la presencia de camisetas blanquivioletas fue menor, pero ni mucho menos inexistente. Los bares de la plaza Ramón Benito Aceña y los restaurantes aledaños tuvieron que redoblar esfuerzos, para asimilar el trabajo que dieron los aficionados vallisoletanos.

Los presidentes comieron juntos en El Fogón del Salvador, el mismo lugar que eligieron otros seguidores del equipo, a los que después se pudo ver por las terrazas de los bares cercanos, ante la gran jornada soleada que reinaba en la capital numantina.

Fotos

El grueso de los aficionados llegó a Soria cerca de las siete de la tarde, tras partir de Valladolid a las 15:00 horas los cinco autobuses fletados por la Federación de Peñas, que despachó 414 entradas el pasado lunes, aún con la resaca de la clasificación ante el Sporting de Gijón.

Los aficionados que viajaban en esos autocares se quedaron en las inmediaciones de Los Pajaritos, a la espera de la hora de apertura de puertas.

Por su parte, los jugadores del Numancia llegaron al coso rojillo en sus coches particulares, mientras que el autobús con la plantilla y el cuerpo técnico pucelanos arribó al estadio en medio de una calma que contrastaba con la alta presión sufrida hace tres días en Gijón. Los aficionados blanquivioletas, eso si, se dejaron notar, animando a su equipo desde la valla que les separaba de él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos