¡Aprovechad el ascenso!

Varios aficionados festejan el ascenso en la Acera de Recoletos. /G. Villamil
Varios aficionados festejan el ascenso en la Acera de Recoletos. / G. Villamil
TONY POLA

Es hora de disfrutar, Valladolid. De gritar a los cuatro vientos que estamos entre los grandes del fútbol español y de aprovechar todo el tirón y las ventajas que conlleva tener un equipo en Primera; ventajas económicas y de impacto publicitario, que van a permitir que el nombre de esta gran ciudad aparezca semanalmente en los medios de medio mundo, aunque sea ligado a algo, para algunos, tan superficial como el fútbol. Aprovechemos que volvemos a aparecer en los cromos, en los videojuegos, en las radios o en las tertulias, para que la gente conozca una ciudad amable, llena de cultura, atractivos y gastronomía. El ascenso ha llegado de la manera más inesperada, casi como un reflejo de lo que es esta ciudad: un municipio con mucho potencial que necesita que alguien le diga todo lo que vale para que se lo crea.

Sergio, como en su día lo fueron Djukic o Mendilibar, ha sido el gran artífice de que todo Valladolid se una en torno a unos colores. Realmente, como decía ese eslogan, hemos sido durante unos días una ciudad entera por un equipo de Primera. Que todo este maravilloso sueño no caiga en saco roto y que, de una vez por todas, se haga un proyecto serio y duradero, más allá de permanecer un año en Primera aprovechando el subidón del ascenso. Que se limpie y adecente el estadio. Que se siga promoviendo la animación, antes, durante y después de los partidos. Que se siga inculcando el sentimiento de pertenencia, incluso a los que no nacieron aquí, desde pequeños.

En lo deportivo, esperemos que se fiche a un delantero de garantías que pueda suplir a Mata y que gente como Anuar, Toni o Calero sigan siendo parte de las almenas de nuestro escudo. La clasificación para el 'play-off' fue la prueba de que, con un buen gestor, trabajo y ganas, Valladolid es capaz de todo. El ascenso, después, solo fue la consecuencia lógica de saber manejar y estimular a gente como Borja, Olivas, Hervías o Plano; jugadores que han crecido y han cerrado muchas bocas.

Enhorabuena a todos los fieles, también a los que vivimos fuera, porque la próxima temporada podremos seguir presumiendo, más aún, de ser de Valladolid. El ascenso debe ser el primer paso para que la ciudad continúe abonada a sufrir, llorar y reír con el Pucela. Siempre hemos sido de Primera, pero ahora ya es oficial. ¡Aprovechémoslo!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos