Real Valladolid

"Conservamos un bloque y es más fácil la adaptación"

Mata controla y protege el balón en el partido ante el Leganés, en Rioseco. / Fernando Fradejas

Jaime Mata se muestra satisfecho del juego, de los goles y de la preparación de la pretemporada

EL NORTEVALLADOLID

El Real Valladolid está en un momento dulce de la pretemporada, con cinco partidos disputados y ni una sola derrota, y eso que se ha medido a dos Primeras y un equipo de ‘Champions’ como el Besiktas. Ciertamente los partidos de pretemporas son exclusivamente de preparación, pero las victorias siempre dejan un mejor sabor de boca tanto en el aficionado como en el propio plantel. La confianza aumenta y todo se hace más llevadero. Así lo considera Jaime Mata, un delantero trabajador que la temporada pasada parecía negado con el gol y que en estos primeros pasos del equipo de Luis César Sampedro ya lleva anotados tres goles en cuatro partidos. «Desde luego es motivo para estar satisfecho personalmente, pero es que el fútbol que intentamos jugar es para que las ocasiones lleguen a la zona de peligro rival, y además me están entrando, con lo cual no puede ser más satisfactorio». Mata es consciente de que el mérito es del trabajo diario en los entrenamientos: «Lo que se trabaja se refleja en el campo y en el juego. Trabajamos para generar ocasiones arriba. Las creamos, las tenemos, el equipo llega a la portería rival, se crean huecos y además estamos marcando en todos los partidos».

Una de las explicaciones de este momento dulce del equipo a pesar de los poco más de quince días de preparación es, según Mata que «en la temporada pasada éramos muchos jugadores nuevos y solo tres del año anterior. Había que aprender los sistemas y conocernos entre nosotros mismos. Ahora eso ya está más avanzado, conservamos un bloque y ello permite que los que llegan nuevos se adapten mucho antes».

A pesar de ello, Mata reconoció que incluso el propio equipo está sorprendido de su buen rendimiento: «Ciertamente también nos resulta sorprendente la rapidez con la que hemos adoptado los automatismos que nos inculca el técnico. Pero hay que ser tener los pies en el suelo. Hemos tenido buenos resultados y el equipo juega bien, pero queda mucho hasta el 19 de agosto, que es cuando hay que demostrar las cosas de verdad. Aún debemos minimizar errores, y evitar que no nos marquen. El entrenador nos da mucha caña con la necesidad de estar concentrados tanto a la hora de defender como a la hora de las transiciones, ya sea jugando en la banda o bien como delantero centro, donde mejor le venga al técnico, ya que por el estilo de juego montamos el ataque con mucha rapidez y podemos estar en fuera de juego...».

Fotos

Vídeos