Más control pero mismo ambiente en el recibimiento de la afición al Real Valladolid

Mayoral y Antoñito bajan del autobús frente a la multitud que les esperaba tras las vallas colocadas por la Policía. / G. Villamil

La policía redobló esfuerzos en las horas previas al partido ante el Sporting tras la multitudinaria y descontrolada recepción al autobús de hace cinco días

J. A. Pardal
J. A. PARDAL

La afición del Real Valladolid volvió a responder esta tarde, pese a ser un día laborable, y llenó las inmediaciones del estadio hasta dos horas antes de la celebración del encuentro. Tanto en la 'fan zone' como en el recibimiento al equipo, los hinchas estaban mucho más tranquilos que hace cinco días, hecho al que contribuyó el refuerzo del control policial sobre todo lo que acontecía en la previa del encuentro.

A la hora de la llegada del autobús (18:50), los aficionados no pudieron seguir al vehículo y los accesos al tramo de carretera que discurre entre Los Campos Anexos y el Nuevo José Zorrilla fueron delimitados con vallas y con agentes que impidieron el paso en el instante crítico, para así formar un pasillo de seguridad alrededor del autocar.

Pese a todo, no faltaron los ánimos y las grandes ovaciones. Los más aplaudidos fueron Jaime Mata y el entrenador, Sergio González, mientras que se pudo ver al jugador del filial convocado para el partido, Javi Domínguez, grabando con su teléfono móvil todo lo que ocurría.

El Sporting, por su parte, optó por llegar en su autobús hasta el túnel que pasa bajo las puertas 3 y 4 de acceso al estadio. Los jugadores tuvieron que hacer el último tramo caminando, entre los silbidos de los aficionados que se dieron cuenta de que llegaban por otro lado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos