Real Valladolid

«Creo en la filosofía del afecto y del cariño, no en la de la regañina»

«Creo en la filosofía del afecto y del cariño, no en la de la regañina»

El director deportivo del Valladolid asegura que en el mercado de invierno habrá salidas y entradas y descarta que una de las incorporaciones sea Manu Rodríguez

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISAValladolid

Reflexión, análisis, afecto, trabajo. Cuatro palabras en las que se resume la filosofía de vida de Miguel Ángel Gómez (Hinojosa del Duque, Córdoba, 1975). Cuatro vocablos que explican y sobre los que se articula su manera de trabajar al frente de la dirección deportiva del Real Valladolid. Un puesto en el que acaba de vivir su primera gran crisis –es consciente de que han de llegar aún varias–, y de la que está convencido de que se ha salido gracias al trabajo constante y de la calma.

–Tres derrotas consecutivas, un partido ganado de ocho... ¿Tenía ya puesta la línea roja, el partido del que Luis César no pasaba si seguía sin ganar?

–Siempre parto de la base de que los cuerpos técnicos tienen que analizar lo que ocurre, no pensar en el azar. Los partidos ni se ganan ni se pierden por casualidad. Hay que analizar y no obcecarse. Luis César es un técnico abierto, que evoluciona. Yo estoy aquí para tomar decisiones ejecutivas, no de aficionado de barra de bar o de tuitero fanático.

–Vale, pero también está para adelantarse a los hechos y evitar que le sorprendan las circunstancias.

–Unos compañeros suyos me decían el otro día ‘es que si se pierde...’ y yo decía ‘y si se gana’. Estaba convencido que con lo que está trabajando el cuerpo técnico y los jugadores, el asunto tenía que cambiar. Yo me he criado en una filosofía del trabajo, de la calma y la responsabilidad. Uno tiene que creer en el trabajo y yo veía claramente como el cuerpo técnico buscaba soluciones y creo que hemos dado con un ajuste equilibrado, y ahora hay que potenciar ese ajuste.

Más información

–¿Qué ajuste es el que se ha hecho?

–Él ha estudiado mucho la fase defensiva y ha decidido juntar las líneas horizontal y verticalmente. Las misiones del equipo las ha ajustado. No estamos en un tope máximo, pero ya no hay tanto espacio, los partidos no son tan locos, ya no vamos a la guerra, los rivales ya no nos llegan tan fácil ¿Eso hace que no te creen ocasiones? No, siempre habrá ocasiones, pero eso ya no te puede echar abajo. Hay que seguir ajustando, hay que seguir trabajando.

«Hay que frenar la euforia. Estaba convencido de que con trabajo saldríamos, pero hay que ir día a día»

–Ante el Zaragoza, pese al 3-1, había una sensación de miedo, e incluso Luis César reconoció que tuvo que recordar a los futbolistas en el descanso que iban ganando con dos goles de ventaja, que no pasaba nada. ¿Se trabaja el aspecto mental de los futbolistas?

–Desde que empezó la pretemporada, tanto el entrenador como yo trabajamos ese aspecto para busca runa cohesión y un compromiso con los jugadores. Creo más en el cariño y en el afecto que en la regañina. En estas dos semanas hemos estado más cerca de los jugadores, porque es mejor que el palo. El profesional quiere ganar partidos, porque es bueno para él, es bueno para la afición y es bueno para su familia. Casi todos los jugadores tienen bonus en sus contratos por partidos ganados. En una situación de crisis, como psicólogo que he sido, mi forma de trabajar es desde el afecto.

–En ese permanente análisis que hace de su trabajo, ¿es el lateral izquierdo su error a la hora de confeccionar la plantilla?

–Dijimos que queríamos dos jugadores por puesto, y dos tenemos. Uno que ha jugado más de cien partidos en Primera y otro que viene de la cantera, que se consolidó en el primer equipo y que, después de la pretemporada, se entendió en las reuniones comunes, yo nunca ficho a un jugador sin que el entrenador lo sepa, que eran los adecuados. Luis César estaba satisfecho. Más aún cuando manejamos que los laterales derechos podían jugar de izquierdos. Y eso ha terminado por darse. Por lo que sea no están rindiendo o entrando en momentos en que el equipo pierde, y el entrenador ha optado por la variante de que Moyano entrara en la izquierda. Y para mi ha sido una buena decisión, porque se ha cerrado una vía de acceso a los rivales. Es la ventaja de tener una plantilla versátil.

–Luis César es un entrenador poco común, con un discurso muy fluido y con una personalidad engañosa, porque parece más serio de lo que es. También parece un tipo testarudo, pero por lo que cuenta de él, no lo es.

–Él tiene sus ideas y las debate, pero luego tiene una gran capacidad para analizar lo que se habla y lo de que manera objetiva se trabaja. Quiere ganar partidos, y cada cosa lo que hace lo hace con ese objetivo. Cuando un entrenador toma decisiones por el público, fracasa. Él está modificando y cambiando sus sistema de juego porque está convencido de que tiene que hacerlo.

«El técnico ha estudiado mucho la fase defensiva y ha buscado soluciones hasta que la ha encontrado»

–¿Es un problema que jugadores como Míchel se queden en la grada?

–Sé la fama que tiene, pero en el fútbol no se vive del pasado. Tiene unas cualidades excelentes, pero ahora no entra. Tendrá que darle vueltas, pero no es un problema. Es una excelente persona. A día de hoy no me ha dicho que quiera irse.

–¿Está superada la crisis?

–Hombre, a mí me gustaría tener una racha como la del Cádiz [siete victorias consecutivas], pero creo que tenemos que frenar la euforia, igual que hace dos semanas no podíamos caer en el pesimismo. Hay que ganar desde el trabajo, y trabajar para asentar los cambios. Paso a paso, partido a partido. Si vas ganando vas adquiriendo confianza. Y la prueba está en los 40 minutos primeros contra el Zaragoza. Aspiro a seguir ganando pero desde el trabajo, desde el esfuerzo.

–¿Habrá movimientos en el mercado de invierno?

–Seguro

–¿Salidas y entradas?

–Seguro que sí.

–¿Habrá trueque Sergio Marcos-Manu Rodríguez [lateral izquierdo de la Cultural Leonesa]

–No, no, no. Ayudaremos a Sergio para encontrar una solución, por él, porque se la merece. Entiendo que se piense en la opción de Manu, pero no hay nada.

–¿Ni lo va a haber?

–Seguro que no, no es algo que contemplemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos