los 'cristianos' blanquivioletas

Goyo Fonseca e Iván Kaviedes protagonizaron dos golazos de chilena que tienen poco que envidiar al estratosférico remate de CR7 en Turín

Iván Kaviedes celebra su gol de chilena al Barcelona. /Ramón Gómez
Iván Kaviedes celebra su gol de chilena al Barcelona. / Ramón Gómez
Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Goyo Fonseca se elevó, se curvó en el aire y conectó un estacazo brutal que dejó boquiabierta a la grada del Zorrilla, a sus rivales y a sus propios compañeros. Pero, cosas de la tecnología audiovisual, entonces no había veinte cámaras en el estadio, ni se ofrecían todos los partidos en directo, ni obtener fotos del brinco era tan sencillo como tirar una ráfaga con el dedo en el disparador y enviarlas a la web sin sacar la tarjeta de la réflex. Pocos días después, el delantero de La Seca venía a decir en El Norte que tampoco era para tanto. «El año pasado marqué un gol al Burgos que fue igual de espectacular que este y considero que fue más difícil de marcar, ya que me encontraba de espaldas a la portería y sin apenas ángulo de tiro. Además el gol fue más importante porque nos permitió sumar dos puntos ante los burgaleses», le contaba a Javier González.

Esta vez la chilena solo valió para conseguir un empate a 1 ante el Athletic de Bilbao, que logró igualar el tanto por un fallo defensivo de los blanquivioletas. La alineación del Real Valladolid estuvo formada por Ravnic; Cuaresma, Caminero, César Gómez, Lemos, Vicente Engonga, Mingúela, Carlos Guerrero, Pachi, Roberto Martínez y Fonseca. En el minuto 46 entró Onésimo por Carlos Guerrero y en el 66, Patri por Vicente Engonga. En el Athletic de Bilbao formaron Iru; Galdames, Andrinúa, Asier, Larrazábal, Escurza, Urrutia, Pachi Salinas, Garitano, Valverde y Ciganda. En el minuto 52, Luke sustituyó a Valverde y en el 90, Villabona a Urrutia.

Fonseca marcó en el 83 y el Athletic empató de penalti en el 88.

Fonseca celebra un gol con el Real Valladolid.
Fonseca celebra un gol con el Real Valladolid. / Henar Sastre

Más suerte hubo en el segundo 'cristianazo' de esta memoria blanquivioleta, el que protagonizó Iván Kaviedes en la jornada 37 del curso 2000-2001. El Real Valladolid se jugaba la permanencia en las tres últimas jornadas ante el Deportivo, invicto en Riazor durante todo el año, Barcelona y Real Madrid (en el Bernabéu). Kaviedes, muy irregular durante todo el año en una delantera en la que alternaba con Alberto y Sergio Pachón, logró un golazo de chilena ante el Barcelona.

Alberto Marcos centró desde la izquierda sobre el desmarque de ruptura de Kaviedes entre dos defensores azulgranas, Puyol (con el dorsal 24) y Frank de Boer. De espaldas a la portería, acomodó el esférico con el muslo y el balón se elevó. Sin pensárselo, conectó la chilena y superó por alto al meta Dutruel, algo adelantado, al que le cogió por sorpresa el remate. Era el 1-1, al que siguió casi inmediatamente el 2-1 de Fernando.

El 2-2 final (gol de Rivaldo en el 81) ante el Barcelona permitió, unido al triunfo en Riazor, que el Real Valladolid se salvara en la última jornada pese a perder en el Bernabéu (2-1), en un partido en el que curiosamente volvió a marcar Kaviedes. El Mallorca se impuso al Oviedo y condenó a los asturianos a Segunda División.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos