¡Que no decaiga!

LEJOS DEL ÁREA

Visto desde fuera, la derrota en Huesca no es tan grave como a algunos les pueda parecer, ya que entra dentro de lo habitual en una competición. Lo importante es que los errores no se repitan

TONY POLA

El Real Valladolid cosechó en Huesca su segunda derrota de la temporada y, como casi siempre, de un fracaso se pueden extraer múltiples conclusiones. La primera de ellas, casi una obviedad, sería destacar que la Segunda es muy larga y muy complicada. Prueba de esta igualdad es que hay más de diez equipos separados por tan solo un partido. No hay que olvidar que el Pucela llegaba a este encuentro tras una racha de seis encuentros sin perder, así que tampoco las consecuencias de la derrota tienen que ser excesivamente drásticas o pesimistas. Huesca sigue siendo para el Real Valladolid una plaza de esas que definen lo que es la categoría de plata: una carrera de fondo en la que ningún histórico va a ganar con el escudo y sin pelear. Como aspecto positivo hay que decir que, al menos, se buscó el empate incluso con diez jugadores. Fue una derrota que dista mucho de los ridículos de otros años que debe servir para corregir diferentes aspectos.

A nivel táctico, al equipo le faltó un conector entre el medio centro y la zona de ataque. Fue un mal encuentro de Luismi y Borja, jugador que abusó demasiado del pase largo como recurso. Tampoco Míchel (¿Por qué no se dio una oportunidad a Anuar tras su buena actuación en Copa?), que provocó una expulsión evitable, logró enlazar con los de arriba. La defensa, una vez más (se han encajado goles en cinco de los seis encuentros disputados), permitió otro disparo lejano que terminó por ser decisivo. Lo justo, es la verdad, hubiera sido el empate, por lo que toca volver a dar una buena imagen en casa y a no dejar que decaiga el ánimo.

El equipo ha demostrado ser competitivo y tener recursos (en el banquillo esperan Gianniotas, Toni,Calero o incluso podríamos probar con Mata y Villalibre juntos en determinados partidos), por lo que la derrota de Huesca no debería encender las alarmas. Tras muchos años sin saber a qué jugábamos, hemos comenzado la Liga con partidos divertidos, atacando por los extremos y con efectividad en ataque. Hay muchos jugadores aprovechables y, como se suele decir, el Pucela tiene que seguir trabajando para llegar con opciones al final de la temporada. No somos favoritos al ascenso, pero podemos perfectamente optar a las primeras plazas. Toca ganar en casa este sábado y seguir ilusionando a la afición.

Fotos

Vídeos