Decisión lógica

DESDE LOS ANEXOS

Guste o no guste, traspasar a Jose es una decisión lógica con un jugador que está a punto de terminar contrato

Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

Es posible que algún aficionado se haya sorprendido de la salida de Jose. O de la más que previsible salida, por ser más rigurosos, que a la hora de teclear estas líneas el jugador es propiedad aún del Real Valladolid. Sea como fuere, el caso es que el veloz delantero blanquivioleta dejará la disciplina del club antes de que finalice el mercado. El 1 de septiembre vestirá otra camiseta. Seguro. Y digo seguro porque es lo normal. Un jugador como él no pasa despercibido.

El Valladolid, desde luego, lo tenía claro. Muy claro. En los despachos del estadio se ha dicho por activa y por pasiva que era casi imposible que Jose se quedara. De hecho, el Barcelona preguntó ya por él a primeros de julio. Luego, aparentemente, el asunto se enfrió, pero al final ha resurgido. Las clubes que han preguntado por el delantero han sido muchos. René Ramos, su representante, apostó muy fuerte por el chico para llevárselo a su empresa y lo hizo porque tenía claro que le iba a sacar rendimiento en un plazo breve de tiempo. Puro mercado: inversiones de tipo medio que den rentabilidades altas. Y en un traspaso a un club grande la comisión del representante es jugosa. El problema para Ramos es que el Valladolid, a cada pregunta que llegaba, se limitaba a señalar el camino de la cláusula de rescisión.

Así que si Jose no marcha al Barcelona, lo hará a otro club, y esa convicción le ha hecho al Valladolid tener trazado, definido y cerrado el plan B desde hace tiempo. Hay quien dice, incluso, que podría tener ya hasta cerrado el fichaje, para anunciarlo en cuanto se vaya Jose. No sería de extrañar. Kiko Olivas llevaba semanas firmado. Es la nueva política.

Jose marchará –¿quién se lo puede reprochar?– y otro llegará. Y, al final, si la bolita entra, habrá sido una buena operación. Y si no entra, nos acordaremos de él en esa manera tan ventajista que tiene el aficionado al fútbol de repartir culpas. Da igual. Analizado con frialdad, la salida de Jose es lógica y buena para las dos partes.

Continuemos para bingo.

Fotos

Vídeos