Deivid entrenando en los Anexos, única buena noticia en un Real Valladolid deprimido

Deivid en el encuentro ante el Tenerife, pocos días antes de lesionarse de gravedad. / LOF

Borja reconoce que el equipo «no fue todo lo valiente que tenía que ser» ayer en Tarragona

J. A. Pardal
J. A. PARDAL

El Real Valladolid entrenó a lo largo de la mañana de hoy en estado de resaca, tras la dolorosa derrota sufrida ayer ante el Nàstic en Tarragona.

Los jugadores, con excepción de Borja, Luismi, Ontiveros y Toni Martínez, se ejercitaron a partir de las 11:00 en un ambiente bastante más tenso y silencioso que el de hace una semana, después de vencer al Reus. La plantilla tendrá descanso mañana y volverá a los entrenamientos el miércoles para preparar la visita del líder Sporting de Gijón del domingo (Nuevo José Zorrilla, 16:00 horas).

La buena noticia sobre el césped del campo de entrenamiento fue la presencia de Deivid, vestido de corto y realizando ejercicios específicos durante varios minutos, mientras sus compañeros se ejercitaban a pocos metros. El defensa continúa así consolidando la recuperación de su músculo directo del cuádriceps derecho, que se rompió en Granada hace exactamente dos meses.

«A veces no somos lo valientes que tenemos que ser»

Tras la sesión de entrenamiento el centrocampista Borja fue el encargado de atender a los periodistas y valorar el estado del equipo. El jugador, uno de los capitanes, reconoció que el Real Valladolid salió mal en el arranque de las dos mitades del juego.

«En la segunda parte salimos aún peor que en la primera, pero ese momento duró menos», relató. «Nos pillan en un par de jugadas, no somos lo valientes que tenemos que ser y se empieza a formar una cadena en la que ellos se vienen arriba, nosotros nos quedamos con miedo... Salvamos bien esos 'match ball' y luego tuvimos nuestras oportunidades», aseguraba el jugador orensano. Para él, el problema del equipo puede estar ahora en que «cuando intentas protegerte a veces te desproteges», definiendo un nuevo estilo de juego del equipo que «ha conseguido encajar menos goles, pero no es capaz de generar tantas ocasiones como antes».

En opinión de Borja, «una gran parte de culpa es de los jugadores, pero no el 100%, porque el rival también juega y eso a veces no se contempla».

Pese a todo, el centrocampista animó a todos a «ver las cosas de forma diferente según avance la semana» y «ganar el domingo para mantener la racha en casa e intentar que cambie la de fuera». «Hay que tener fe porque lo que se puede conseguir es muy bonito», recordó el futbolista.

El gallego es duda para el choques ante el Sporting tras salir del campo lesionado en el encuentro de ayer. «Ahora mismo veo complicado llegar porque tengo bastante dolor», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos