Fútbol

Depender de otros ha sido negativo para el Real Valladolid

La plantilla blanquivioleta celebra la permanencia en Huelva en la temporada 2007-2008
La plantilla blanquivioleta celebra la permanencia en Huelva en la temporada 2007-2008 / RAMÓN GÓMEZ

La incertidumbre de la última jornada ha alternado alegrías y decepciones a lo largo del siglo XXI

ARTURO POSADAValladolid

valladolid. La buena noticia: el Real Valladolid llega a la última jornada regular de la Liga 1|2|3 con opciones de disputar el ‘play-off’ de ascenso. La mala:no depende de sí mismo. El equipo blanquivioleta vuelve a afrontar una situación límite en el último partido. Esta vez, comparece obligado a sacar ante el Cádiz un punto más que el Huesca en su enfrentamiento con el Levante si quiere jugar la promoción. Y con un asterisco: el Real Oviedo aún podría sobrepasarle si el cuadro blanquivioleta solo empata y los asturianos ganan por más de seis goles de diferencia al Elche.

Durante el siglo XXI, el Real Valladolid ha vivido alegrías y decepciones cuando ha llegado a la última jornada de competición con el objetivo de la temporada en juego, pero ha recibido mazazos cuando no dependía de sí mismo para alcanzar la meta ansiada.

En la temporada 2000-2001, el Pucela que entrenaba Pepe Moré afrontó la última jornada con 42 puntos y en la decimoquinta posición de la tabla de Primera, por encima de Real Zaragoza (41), Real Oviedo (41) y Osasuna (39), los otros equipos que trataban de evitar la última plaza del descenso. El cuadro blanquivioleta perdió ante el Real Madrid por 2-1, pero la derrota del Oviedo ante el Mallorca (4-2) condenó a los asturianos.

En cambio, en la campaña 2003-2004, se consumó el fiasco. El Real Valladolid, dirigido por Antonio Santos, llegó a la jornada final en puesto de descenso directo y sin depender de sí mismo. Con 38 puntos, era penúltimo y necesitaba ganar al Villarreal y esperar a que pincharan el Celta (39 puntos) y el Espanyol (40) para salvarse. El equipo blanquivioleta hizo su trabajo y venció por 3-0 al Villarreal con doblete de Losada y un gol de Caminero. El Mallorca volvió a echar una mano al ganar al Celta (1-2), pero el Espanyol se impuso al Murcia (2-0) y los pucelanos dieron con sus huesos en Segunda el último día de competición.

El conjunto blanquivioleta también se jugaba la permanencia en Primera en la jornada final de la temporada 2007-2008, con José Luis Mendilibar en el banquillo después del meteórico ascenso de la campaña anterior. En la tabla, la posición del Real Valladolid indicaba un decimoquinto puesto con 44 puntos, pero por detrás apretaban Recreativo (43), Osasuna (43) y Real Zaragoza (42). Todos luchaban el último día por evitar la quema y todos dependían de sí mismos:si ganaban, se salvaban. Además, dos de los contendientes, Recreativo y Real Valladolid, se medían entre ellos. El Mallorca ganó al Real Zaragoza (3-2) y el Racing a Osasuna (1-0), así que el empate a uno entre onubenses y vallisoletanos salvó a ambos. El Zaragoza perdió la categoría.

En la temporada siguiente (2008-2009), el Real Valladolid de Mendilibar llegó a la última cita como decimocuarto con 42 puntos, pero sin tener atada la permanencia. Getafe (41), Betis (41), Sporting (40) y Osasuna (40) también querían eludir el descenso. Al Real Valladolid le valía el empate y celebró el 1-1. Al Betis no le sirvió porque Osasuna ganó al Real Madrid (2-1), el Sporting se impuso al Recre (2-1) y el Getafe empató con el Racing (1-1). Los béticos descendieron mientras los pucelanos celebraron la permanencia en territorio ajeno.

Cántaro roto

El cántaro blanquivioleta se rompió el siguiente año (campaña 2009-2010). El Real Valladolid de Javier Clemente afrontó el último partido en puesto de descenso(decimoctavo, con 36 puntos), puntuación que también sumaba el Tenerife (decimonoveno), Racing (decimoséptimo)y Málaga (decimosexto).La gesta fue imposible porque el Pucela visitaba a un Barcelona que se jugaba el título de Liga en su estadio. Resultado: triunfó culé por 4-0 y descenso blanquivioleta.

En la temporada 2010-2011, el Pucela de Abel Resino se jugó el pase al ‘play-off’ en la última jornada regular de Segunda. Le bastaba puntuar ante el Alcorcón, pero ganó por 2-0 y se clasificó.

En la campaña 2011-2012, el Real Valladolid entrenado por Miroslav Djukic llegó a la jornada 42ª de Segunda ante el Guadalajara sabiendo que Celta y Córdoba empatarían y que los gallegos (con Paco Herrera al frente) ascenderían directamente. El Pucela se desconectó, perdió por 1-3 aquel día y luego subió en la promoción.

La decepción fue completa el último día de la temporada 2013-2014, con Juan Ignacio Martínez como técnico. El Real Valladolid, decimonoveno, tenía que ganar al Granada en Zorrilla y esperar a que Osasuna no venciese al Betis en El Sadar o que el Getafe perdiera en Vallecas ante el Rayo para quedarse en Primera. El Pucela perdió, sus rivales ganaron y, desde entonces, el Real Valladolid pena en Segunda División.

Fotos

Vídeos