Fútbol Segunda División B

Evitar los errores con el Promesas

Los jugadores del filial celebran la salvación /Antonio de Torre
Los jugadores del filial celebran la salvación / Antonio de Torre

La planificación ha cambiado por completo respecto a la temporada pasada, apostando por jugadores del club

DAMIÁN MORENOValladolid

Apuntalar la casa desde los cimientos. La falta de movimiento en este mercado veraniego del Real Valladolid se ve suplida por las operaciones que se están llevando a cabo en el filial. Adrián Herrera fue el último jugador en promocionar al Real Valladolid B. El ariete llegó a un acuerdo para la ampliación de contrato hasta 2020, con opción a tres temporadas más. Un proyecto de presente, pero sobre todo de futuro. Con él son seis los jugadores que han subido del Juvenil A de División de Honor tras Javier Hernández, Nieto, Pablo Orea, Pablo y Santi Franco. Las promociones de los juveniles, sumadas a las posiciones reforzadas por el filial blanquivioleta con la llegada de Abel Pascual, Samuel Pérez, Alberto Gil y Daniel Pedrosa, hace que el equipo de Miguel Rivera tome forma para volver a competir en la división de bronce. Hay que recordar que ya se renovó durante el curso a pilares fundamentales de la milagrosa salvación como fueron Apa, Mario, Salisú o Javi Pérez. Todos ellos menos Abel Pascual tienen al menos dos años de contrato en lo que parece una buena previsión de futuro con la cantera pucelana.

Cambio en el modelo

La dirección deportiva ha variado la hoja de ruta a la hora de confeccionar la plantilla del filial respecto a la temporada pasada. El modelo está claro: apostar por jugadores de club, incentivando a aquellos que han ofrecido un buen nivel con el Juvenil A subiéndolos al filial. Y es que la imagen a estas alturas de pretemporada comparada con el año pasado es muy distinta. El plan de cesiones del inicio de la anterior campaña con el filial, en parte provocado por la rápida planificación que tuvo que realizar Miguel Ángel Gómez sumado a las estrecheces económicas, no funcionó. Jugadores que llegaron en 'packs', como los préstamos desde el Watford como Velásquez, Porto, Alvarado, Montenegro, Becerra y Luis Suárez no convencieron, excepto el buen rendimiento de este último. Incluso algunas de estas cesiones terminaron antes de tiempo como fue el caso de Porto.

El mismo modelo se está intentando implantar también en el primer equipo, con jugadores como Mayoral, Moi y Antonio Domínguez que han pasado a formar parte de la primera plantilla a todos los efectos. Con ellos ya son seis los canteranos que participarán en la andadura del Real Valladolid por la Primera División. Lo cierto es que con el pago de la deuda, el presupuesto que se reservará para reforzar el plantel no va a poner fácil que este guion se pueda repetir con los fichajes que se realicen para intentar mantenerse en la Liga Santander. Ya avisó Gómez que quizá esta situación le obligue «a pensar más en futbolistas prestados que en jugadores en propiedad». Una vez finalice el Mundial y los grandes clubes desbloqueen el mercado podrá comprobarse el plan de la dirección deportiva respecto a la primera plantilla del Real Valladolid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos