Análisis

El extraño caso de Mata

JAVIER YEPESValladolid

Coincidiendo con el acierto goleador del delantero centro pucelano en este arranque liguero, me preguntaba un amigo, fiel seguidor del equipo, el porqué de un comienzo tan prolífico en contraposición con la escasez de las dos últimas temporadas. «Sencillo, le contesté, porque juega desde el comienzo y además lo hace en su sitio».

Decía Julio Lasa, el maestro, que la principal virtud de un entrenador era poner siempre a los mejores y además, y eso era fundamental, ponerles en su sitio. Nada más atinado y certero.

En el caso de Jaime Mata, jugó 1562 minutos de 3780 posibles en la temporada anterior, interviniendo en diversas posiciones dentro del ataque. Marcó 5 goles y disfrutó de un 41,32% del minutaje total del campeonato.

En lo que va de campeonato, es decir cinco partidos, ha jugado como delantero centro 346 minutos de los 450 posibles. Ha marcado 5 goles igualmente, y ha disfrutado de un 76,88% de los minutos totales. La comparación, lejos de ser odiosa, lo dice todo.

Y ahora , quiero retrotraerme al nudo gordiano de la cuestión. A Jaime, como al resto de los futbolistas, cuando se le ficha es porque ha destacado en un equipo y en una posición concreta. Era el delantero centro de un Girona emergente que ya apuntaba claramente a equipo de superior categoría. Allí jugaba de '9' y hacía goles con facilidad.

Llegado a nuestra ciudad comienza a abandonar la posición del '9' para 'venirse' a la banda izquierda por aquello de los famosos «perfiles para mejores golpeos» que nos solemos inventar los entendidos. ¡Ni golpeos, ni perfiles, ni leches! El chico desnortado y la eficacia goleadora por los suelos.

Extrapolándolo a cualquier canterano tiene la misma significación, y aquí en Pucela lo sabemos. Acaso no recuerdan cómo Julio Cardeñosa o Jesús Landáburu, entre otros muchos ejemplos, tuvieron que debutar en el Real Valladolid jugando en un extremo por jóvenes y menudos. Luego 'El flaco' y Chus llegaron a internacionales jugando en sus verdaderas posiciones.

Ahora se pretende que Anuar, por poner un ejemplo, juegue de cabecero cuando su puesto real es el de volante derecho, en el que destacó desde sus inicios en las categorías inferiores del club y de las selecciones de Castilla y León.

Y si ya en su época juvenil, Toni, en una banda, y José Arnaiz, en la otra, destacaban sobremanera ¿porque hoy ni tan siquiera juega…?

Fotos

Vídeos