Real Valladolid

González, con prisa por confirmar en el césped lo que cree que sabe del Pucela

Sergio González, dirigiendo su primer entrenamiento. /G. VIVLLAMIL
Sergio González, dirigiendo su primer entrenamiento. / G. VIVLLAMIL

El nuevo entrenador probó durante dos horas parejas de laterales distintas combinaciones en delantera y a Mata de comodín

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Dos cosas tiene claras el nuevo entrenador del Real Valladolid, tras su primera sesión de entrenamiento esta mañana: que en Valladolid pasará frío el año que viene, si llega éste al 'play-off', y que la plantilla que conocía de referencia y a la que probó esta mañana sobre el césped se va a dejar todo lo que tiene por disputar, por lo menos, la tercera plaza de ascenso en el 'play-off'.

Y es que Sergio González, tras veinticinco minutos de rueda de prensa de presentación, dejó los trastos de las explicaciones al presidente y al director deportivo para reunirse con sus jugadores en el vestuario antes de salir a los Anexos para comprobar cuanto antes si lo que sabía de la plantilla era cierto. En la rueda de prensa había afirmado que estar en el paro como entrenador no significa estar al margen de lo que ocurre en la competición, para justificar que conoce al Real Valladolid. Pero también reconoció que una cosa es lo que se conoce desde fuera y otra lo que realmente ocurre en el equipo.

De modo que Sergio González y su segundo, Diego Ribera, saltaron poco después de las 11:00 al césped de los Anexos para comprobar qué había de cierto en sus impresiones 'desde fuera' y en la información que, probablemente les había proporcionado el director deportivo Miguel Ángel Gómez.

Y puso a prueba a las parejas de laterales Antoñito-Nacho y Moyano-Borja Herrera- Y a los mediocentros Borja y Anuar y a todos los atacantes que pudo, haciendo combinaciones y con Mata, en el partidillo final, como comodín: su peto verde le delataba como atacante total, en cualquiera de las porterías.

Para los jugadores, probablemente, fue entrenamiento más pero tenían la motivación de saber que empiezan de cero, como seguramente les repitió Sergio González en el vestuario. Por eso, a lo mejor, se vio un punto más de intensidad: los más ambiciosos seguro que estaban postulándose para demostrar al nuevo lo que valen. Pasada la una de la tarde, y con los primeros experimentos sobre el campo cumplidos, cuerpo técnico y jugadores se retiraron.

Sergio González no descartó la posibilidad de alguna sesión doble durante la semana. Depende de lo rápido que sea confirmando su información.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos