Que hable Zorrilla

Un estadio lleno es el primer paso,y que demuestra que hay más afición de la que habitualmente acude a los partidos

Que hable Zorrilla
CARLOS PÉREZ

Que el miércoles se haya puesto el cartel de «no hay billetes» en Zorrilla no es una noticia del Día de los Inocentes. Es una grandísima noticia. No por el lleno en sí, que también, sino por cómo se ha producido. Esa movilización de gente ofreciendo las entradas que no va a gastar me parece merecedora del primer aplauso que el sábado se produzca en Zorrilla. Este año se han hecho varias promociones con un resultado mejorable, por ser positivo en la apreciación. Yo mismo el pasado domingo decía que el sábado yo me la jugaría con los once del césped y los diez mil de siempre en las gradas porque a la gente no le importa. Y de hecho, nada más salir esta promoción hubo críticas porque había gente a la que le parecía que cinco euros era mucho.

Pero como no es momento de ajustar cuentas, vamos a ser positivos y a sumar. Vamos a ver qué hay que hacer para que alguno de los que no suele acudir a Zorrila se suba al carro la temporada que viene. He dicho muchas veces en estas páginas, casi siempre en estas fechas, que hay que preguntar a los que no van por qué no van y cuánto estarían dispuestos a pagar por ir. Saber si es una cuestión de dinero, de comodidad o simplemente es un desapego del club por el motivo que sea. El caso es que hay que sembrar para recoger y aunque en algunos casos es tierra baldía, el sábado habrá tierra fértil.

Sea como fuere, el sábado vamos a vivir un gran acontecimiento y espero que una gran fiesta. Una fiesta solo por seguir vivos, pero el preludio de otras dos (espero), que aunque sean entre semana no deben ser acontecimientos menores. Hablo por mí, que no soy representante de la afición, cuando digo que no me importa que a los abonados se nos vuelva a usar como pregoneros de la promoción (aunque los que venden las entradas a treinta y cinco euros hacen que se quiten las ganas de hacer nada).

Ojalá se vuelva a vivir lo que vivió la ciudad en nuestro último ascenso y que esa ilusión perdure aun no consiguiendo el objetivo. Porque como decía un aficionado del Córdoba a principios de esta semana, ahora hay problemas de entradas, cuando no los hay es en julio y en agosto. Y en julio y agosto, las entradas también son muy baratas.

Suerte al equipo y que demuestre la fortaleza mental de la que ha hecho gala estas últimas jornadas. Somos mejores y lo sabemos. Y lo sabe Osasuna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos