Por qué Herrera debe quedarse

Tres argumentos que justifican la permanencia del técnico en Zorrilla

Por qué Herrera debe quedarse
Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

El actual entrenador del Valladolid debe deshojar en esta semana si continúa al frente del proyecto blanquivioleta o si levanta el vuelo hacia nuevos lugares. Lo cierto es que las razones que baraja el técnico para emprender una nueva aventura no son baladíes. Y lo más curioso es que no son de índole técnico. Herrera está preocupado por cuestiones que muchas veces no parecen importantes o trascendentes, pero que para él son capitales. Cuestiones como el apoyo al equipo por parte de la ciudad, por ejemplo. No es que le parezca escaso. No. No van por ahí los tiros. Es algo más relacionado con esa austeridad emocional de la que en excesivas ocasiones hacemos gala los vallisoletanos.

El carácter nuestro no está en su mano cambiarlo. Llevamos muchos siglos forjándolo, somos así y así hay que querernos. Herrera, Paco, debería valorar algunas cosas que sí está en sus manos cambiar.

Decía Herrera el sábado que si él no seguía, el que viniera tenía mucho trabajo hecho. ¿Y por qué no lo acabas tú? Has llevado a cabo un trabajo más que correcto –no olvidemos dónde ha terminado este año el equipo y dónde lo hizo la pasada temporada– ¿y vas a dejar que otro se lleve las mieles el año que viene? No, hombre, no.

Más razones. El club, y el técnico lo sabe, está reforzando toda el área de la secretaría técnica. En las oficinas de Zorrilla se tiene claro que es la piedra angular del futuro y hay voluntad de invertir dinero. El sustituto del Vellido Dolfos que vino ocupando tal despacho no es que vaya a tener carta blanca, pero sí mucha capacidad para tomar decisiones estructurales sobre la parte deportiva.

Tercer argumento: el apoyo. De fútbol y medicina todo el mundo opina, ya se sabe. Y Herrera es consciente de que en Valladolid tienen más apoyos que detractores en el entorno del club. Para él eso es importante. O debería serlo. Su trabajo se valora, porque como dijo en la mañana del domingo Javi Moyano, «este equipo se ha hecho de la nada y ha terminado séptimo».

Paco Herrera teme no ser feliz en Valladolid la próxima temporada porque no pueda desarrollar su trabajo con tranquilidad. Las heridas de Sevilla quizá no han cicatrizado correctamente, pero si él dio con la tecla cuando más se necesitaba, ¿por qué desaprovechar todo lo hecho?

Fotos

Vídeos