Ascenso a Primera

Hervías avisa sobre la eliminatoria ante el Numancia: «Que nadie se confie, es un equipo muy peligroso»

Míchel pelea un balón con Jony. /R. Gómez
Míchel pelea un balón con Jony. / R. Gómez

Míchel Herrero abandonó los vestuarios de El Molinón cojeando y con cara de preocupación

J. A. Pardal
J. A. PARDALGijón

La zona mixta de El Molinón se convirtió anoche en una zona de declaraciones alegres (comparecieron Nacho, Calero y Hervías) y de sensaciones contrapuestas, incluso dentro de los propios futbolistas del Real Valladolid.

Mientras el lateral izquierdo titular del Real Valladolid aseguraba que el partido siguió el guion esperado: «ellos iban a entrar fuertes porque es lo que tenían que hacer y nosotros íbamos a tener ocasiones y teníamos que aprovecharlas», tras él se sucedía el paso de los futbolistas que abandonaban los vestuarios. Entre ellos, destacó la mala cara de Míchel Herrero, que no hizo declaraciones a la prensa, pero ante las preguntas de los medios sobre su estado físico, negó con la cabeza, mientras se dirigía cojeando hacia el autobús.

Nacho, que pidió que los compañeros tocados «se recuperen lo antes posible», no dudó a la hora de asegurar que los suyos se han ganado todo lo conseguido, «nadie nos ha regalado nada», afirmó.

En línea con estas afirmaciones, el central de Boecillo, Fernando Calero, afirmó que en dos días «hay tiempo más que suficiente para que se recuperen las piernas y, aunque estés un poco tocado, estos partido los vives a tope y te olvidas de todo». Calero destaco «el bloque» como la clave del fantástico final de temporada del Pucela. «Todos atacamos y defendemos, sabemos sufrir y disfrutar cuando tenemos que hacerlo y realizar el juego que venimos haciendo estas semanas, que nos está dando grandes resultados».

A la hora de valorar la final por el ascenso a Primera, que el Real Valladolid se jugará con el Numancia a partir del miércoles, el defensa afirmó que no van a ir de favoritos. «Llevamos todo el año sufriendo como para decir eso ahora», aseguró. Pronosticó que la eliminatoria «está al 50%», pero relató que «el equipo está deseando devolver a la afición al lugar donde se merece», en referencia a la máxima categoría del fútbol español.

El tercer jugador en atender a la prensa fue el elocuente Hervías, que se mostró emocionado ante la respuesta de la afición en las últimas semanas. «Me estoy quedando alucinado. Esto es por nosotros, pero también por ellos porque llevan sufriendo todo el año. Es una pasada».

El futbolista, que no descartó seguir la próxima temporada en Valladolid, aunque reconoció que pertenece al Eibar y se debe a él, avisó de los partidos ante el Numancia de Jagoba Arrasate, con el que coincidió en la Real Sociedad. «Tenemos una eliminatoria muy dura; que nadie se confíe porque es un equipo muy peligroso». «Todo el mundo les daba como víctimas, pero conozco mucho a su entrenador y tácticamente es un fenómeno», relató.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos