Real Valladolid

Los malos números defensivos lastran el futuro del Valladolid

Kiko Olivas, con la cabeza gacha, después de uno de los cuatro goles encajados en Vallecas /R. Gómez
Kiko Olivas, con la cabeza gacha, después de uno de los cuatro goles encajados en Vallecas / R. Gómez

Nunca hubo un equipo que ascendiera manteniendo una media de casi dos goles encajados por partido

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

El Real Valladolid de Luis César garantiza goles... a favor y en contra. Los diez partidos ligueros que ha disputado hasta la fecha dejan 36 tantos en su casillero: 21 a favor(la mejor cifra de la categoría) y 15 en contra (la cuarta más abultada). El Pucela es un equipo desmelenado, que no rehúye el ataque y que juega con furia vertical. Vistoso y fecundo ofensivamente, el conjunto blanquivioleta busca ahora la manera de blindarse atrás. Porque los números señalan que, sin algo más de protección en la zaga, resultará muy difícil lograr el ascenso a Primera División.

Más información

Transcurridas las diez primeras jornadas, el Real Valladolid promedia 1,5 goles encajados por partido, una cifra con la que ningún equipo ha dado el salto a la élite en los últimos tiempos. Es más, con 63 tantos recibidos al final de la temporada, no hay ninguna escuadra que haya accedido siquiera a jugar el ‘play-off’.

El único asterisco a este aserto lo protagonizó el Barcelona B en la campaña 2010-2011. Acabó tercero, con 85 goles a favor y 62 en contra, aunque no pudo disputar la fase de ascenso al tratarse de un filial. Con las cifras actuales, el Real Valladolid alcanzaría los 88 tantos a favor y 63 en contra con la proyección actual, números similares a los de aquel filial azulgrana. Por lo tanto, con riada de goles a favor y en contra, la lucha final por el ascenso sería factible, aunque el gran punto de mejora que se propone el Real Valladolid ahora pasa por echar el cerrojo atrás.

El último tanto que recibió el Real Valladolid en Almería evidenció un claro desajuste defensivo en el minuto 1 de juego. El conjunto andaluz dejó a dos jugadores en la frontal del área en un saque de esquina botado por Fidel. Uno de ellos, Nauzet Alemán, estaba vigilado por Óscar Plano. El otro, José Antonio García Rabasco ‘Verza’, permanecía sin marca. El balón le llegó a este último, que batió a Masip desde fuera del área con un potente zurdazo a las primeras de cambio.

El Real Valladolid no aprendió la lección y sufrió una situación similar en el minuto 85, con 1-1 en el marcador, aunque sin consecuencias funestas. Fidel volvió a sacar un córner, esta vez a ras de suelo. La pelota se dirigió a Rubén Alcaraz, marcado por Iban Salvador. El centrocampista dejó pasar la pelota para que llegase a Mandi, solo en la frontal del área. Deivid salió rápidamente para intentar corregir, pero Mandi, sin marcaje, logró armar el disparo, que se estrelló en Borja.

De los 15 goles encajados hasta ahora, cinco han sido desde la frontal del área (ante Cultural, Granada, Huesca, Rayo y Almería), aunque solo en el último partido el Real Valladolid ha recibido un tanto tras un córner.

«Lo trabajamos bastante. El míster insiste mucho en esa posición, pero en Almería hubo un despiste. El rival la enganchó bien y no pudimos hacer nada contra eso. Hasta ahora no habíamos encajado a balón parado», recordó ayer Kiko Olivas.

Fotos

Vídeos