Real Valladolid

Mata, el delantero más fiable, agradece que le busquen

Mata felicita con un beso a Plano tras el gol de la victoria. Toni se acerca a compartir la alegría../RAMÓN GÓMEZ
Mata felicita con un beso a Plano tras el gol de la victoria. Toni se acerca a compartir la alegría.. / RAMÓN GÓMEZ

El pichichi reconoce que se queda con el tercer gol, el de Plano, al que asistió con un pase magistral y dio la victoria al Pucela

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Es consciente de que parte de su éxito como delantero y de su condición de máximo goleador de la categoría se debe a la fiabilidad que le otorga su acierto y a que sus compañeros le busquen sistemáticamente.

«Es algo que hablaba ayer con la familia cuando veía después el partido. Me decían, '¡Cómo se nota que la gente te busca'. Si desde fuera es algo que se aprecia, para mí es de agradecer. Quizás sea por el momento que atravieso y no queda más que intentar devolverles la confianza que tienen en mí».

«Me quedo con el tercero»

«Acepto que una asistencia como la que le hice a Plano ayer en el tercer gol puede llenarte más que un gol. Y, además, minutos antes tuvimos una opción muy parecida en la que fue justo al revés: Óscar Plano me la peina y si la hubiera controlado hubiésemos hecho el desmarque. Me quedo con el tercer gol porque el mérito no siempre es meterla. Al final, el control de pecho de espaldas a la portería y ver a Óscar tiene mérito y, luego, la manera que tiene Óscar de definir... Fue un gol muy bonito y de esas jugadas que cuando acaban en gol te alegras, aunque no lo hayas metido tú».

Información relacionada

El Pucela no gana defendiendo ventajas

Reconoció Mata que las victorias del Pucela se basan en la ambición en ataque, porque defender una ventaja, aunque sea de dos goles, no les da resultado. «Es verdad que somos un equipo que nos gusta atacar. El error que cometemos tras el descanso es que pretendemos replegarnos atrás para salir y confundimos el hecho de replegar con falta de intensidad a la hora de defender. Cualquier equipo, si no aprietas cuando defiendes, es capaz de hacerte daño y es lo que nos faltó. En la primera parte les dejábamos salir pero cuando entraban en nuestro campo mordíamos mucho y robábamos y teníamos contraataque. Creo que la comodidad de jugar contra diez y llevar dos goles de ventaja generó cierta falsa calma que el rival aprovechó para convertirla en goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos