Mata, exultante: «Nunca esperé llegar a estos números, y menos en un club histórico como el Real Valladolid»

Mata celebra su gol de penalti. /Alberto Mingueza
Mata celebra su gol de penalti. / Alberto Mingueza

Toni, que se estrenó como goleador, aseguró que el equipo estaba concienciado para el juego «muy directo» del Albacete

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

Alegría y relajación en la zona mixta del Nuevo José Zorrilla después de muchos meses, gracias a que el equipo terminó el encuentro ante el Albacete en puestos de 'play-off' (a la espera del resto de resultados de la jornada). Tanto Toni Villa como Jaime Mata, goleadores ayer y encargados de atender a la prensa tras el paso por la ducha, se mostraron felices de lo logrado en un partido de mucha brega. El murciano abrió fuego, reconociendo que su gol de cabeza no fue nada fácil para él: «el balón golpeó en alguien, venía con mucha rosca... Hasta me hizo daño. Yo cerré los ojos al rematar y entró», relataba.

El futbolista, que aseguró que la posibilidad de marcar no le «obsesionaba», sí que reconoció que había pensado en ello. «Me preguntaba que cuándo iba a ser, después de tantas ocasiones. Por fin ha llegado», soltó con cierto alivio.

En su opinión, el equipo sabía que el Albacete «hace un juego muy directo». «Eso nos iba a poner en muchas complicaciones. Tocan todas, las peinan, segundas jugadas, partido trabado... Venían a nuestra casa y el Albacete siempre saca puntos en campos complicados. Era muy difícil adaptarse a ese juego, pero al final nos hemos llevado el resultado, que es lo único que importa».

Toni, que se ha convertido en un fijo en las alineaciones de Sergio, con el que ha jugado como titular los cuatro últimos encuentros (el técnico catalán llegó hace cinco jornadas al banquillo pucelano) reconoció que lo que más le gusta es «jugar por la banda, partiendo hacia adentro con mucha libertad, como un interior más que de mediapunta solitario», aunque aseveró que se desempeñará donde el entrenador le pida.

El que está más que acostumbrado a celebrar goles esta temporada es Jaime Mata que con su doblete de ayer se convirtió en el máximo goleador de la historia blanquivioleta, superando los 28 goles de Javi Guerra en la 2010-2011. «Alucino. Nunca pensé que iba a llegar a estos número, y menos en un club como el Real Valladolid, con la historia que tiene, con los delanteros que han pasado por aquí... Ser el que más goles lleva en una temporada regular me hace sentir tremendamente orgulloso», dijo henchido de satisfacción.

Pese a sus grandes números, se lamentó el punta de su incapacidad para anotar un triplete, hito para el que cree que tiene «gafe». «Estoy en un momento de confianza que quiero ir hacia el ataque porque veo que me pueden salir las cosas y me siento muy cómodo», relató, antes de confesarse un tanto aliviado tras lograr meterse junto a su equipo «de lleno» en los puestos de 'play-off'. «Tenemos un pequeño margen que hasta ahora parecía imposible conseguir. Teníamos que ganar sí o sí porque sino te volvías a descolgar mucho faltando tres partidos».

Pese a la longitud de la temporada y a que es el jugador del equipo que más minutos ha disputado, después de Masip, Mata aseguró que «el cansancio pasa a un segundo plano», porque «el físico va con la cabeza. Me encuentro muy cómodo porque los balones me están entrando y la pelea que tengo en el campo tiene sus frutos para el equipo», remató.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos