Real Valladolid

Miguel Ángel Gómez y el ‘método Monchi’

Miguel Ángel Gómez en diversas imágenes obtenidas de sus cuentas de redes sociales / Twitter

El candidato elegido para la dirección deportiva del Real Valladolid explica en un libro algunas de las claves que ha seguido el Sevilla para lograr el éxito

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

Cuando Miguel Ángel Gómez se incorporó a la estructura del Sevilla FC, en el año 1997, Ramón Rodríguez Verdejo ‘Monchi’ era uno de los porteros de la plantilla hispalense. Monchi colgó los guantes en el verano de 1999 tras colaborar activamente en el ascenso a Primera y siguió vinculado al club como delegado, pero el presidente Roberto Alés le ofreció al año siguiente la dirección deportiva de un Sevilla que había vuelto a caer a Segunda y vivía tiempos difíciles. Sin apenas recursos, Monchi diseñó una plantilla que volvió a la élite de manera meteórica y empezó a cimentar su leyenda. En seis años, llegaron los primeros títulos y Monchi se convirtió en el mejor director deportivo del mundo: el Sevilla ha levantado nueve trofeos nacionales e internacionales en las doce últimas temporadas.

Monchi reclamó a Gómez para los despachos en junio de 2010 y durante los últimos siete años, el candidato elegido para la dirección deportiva del Real Valladolid ha formado parte del exitoso sistema de trabajo sevillista, una idea que, salvando las distancias, quiere exportar ahora Carlos Suárez para Zorrilla con el fichaje de Gómez, el llamado a liderar una nueva y reforzada estructura blanquivioleta.

En el libro ‘El método Monchi’, escrito por el periodista Daniel Pinilla y presentado la pasada semana, Miguel Ángel Gómez ofrece algunas pinceladas de cómo se trabajaba en el Sevilla, antes de la marcha de Monchi a la Roma el pasado mes de abril. «Incluso cuando se cierra el mercado de fichajes continuamos siguiendo a aquellos jugadores que estuvieron a punto de venir a nuestro club, porque el flujo de información no se detiene. Es el caso de Lenglet, a quien tras varios intentos fallidos por ficharlo cuando tenía 18 y 19 años, siempre hemos seguido para comprobar su crecimiento deportivo y personal».

En el libro, Miguel Ángel Gómez relata también las herramientas informáticas utilizadas para seguir jugadores:«Existen dos parcelas muy importantes: dónde acceder a la información y dónde compartirla. Para el acceso a los partidos trabajamos con la herramienta Wyscout, una muy importante base audiovisual de datos [...]. A la hora de compartir la información y tener una ubicación donde guardar nuestros informes, tenemos la aplicación ISF, una base de datos ‘online’ donde todos los técnicos suben informes de jugadores, que nos permite, desde cualquier parte del mundo y al instante, descargar la opinión sobre un determinado futbolista. Quizá la principal diferencia [con otros clubes] estriba en el manejo de la información, en lo que hacemos con ella».

El éxito se basa también en traspasos inteligentes de los jugadores más destacados. Lo explica el propio Gómez en el libro: «No enrocarnos ante posibles ventas de nuestros mejores activos es una estrategia acertada que nos permite crecer. El precio se calcula analizando otros traspasos de jugadores con perfiles similares y también nuestra necesidad de emprender una operación de este tipo».

El ‘método Monchi’ implica una colaboración absoluta entre los miembros de la dirección deportiva. «Monchi trabaja en equipo», expone Miguel Ángel Gómez el libro. «Le gusta escuchar la opinión de todos los técnicos y, a partir de ahí, seleccionar el perfil que más se adapta a las peticiones del entrenador, el modelo de juego que utilizará. Cuando hay acuerdo entre todos y él lo ve claro, avanza en el proceso de fichaje. Primero se hacen visionados generales de jugadores, luego se eligen los más destacados por posición y el paso posterior es que Monchi aporte su opinión y señale los que más le gustan. Tras esa selección, los candidatos sufren un seguimiento más exhaustivo, realizado por técnicos diferentes [...]. Por supuesto, se les ve en directo y en vídeo, pero también se hace una búsqueda de noticias sobre ese jugador que nos permita conocerlo más a fondo. Monchi escucha a todos, analiza los datos que manejamos y luego toma la decisión».

Daniel Pinilla, el autor del libro, añade que bajo este patrón de funcionamiento llegaron al Servilla «los fichajes de Poulsen, Kanouté, Kondogbia, Renato, Rakitic y un largo etcétera, por lo que, a priori, no parece un mal sistema».

Pero Gómez tendrá su propio vuelo en Zorrilla y hace suya la siguiente frase: «El principal reto de un líder es que sus colaboradores hagan cosa nuevas que él nunca hizo o imaginó, no que repitan lo que él hace o dice».

Fotos

Vídeos