Real Valladolid

Valladolid veinte veinte

En tiempos de crisis los gurús de la autoayuda exprimen la filosofía de que sólo existe el fracaso cuando dejamos de esforzarnos. Mi frase favorita es esa de que no es más fuerte el que menos se cae, sino el que más veces se levanta. Mañana sábado por tercera vez consecutiva, Madrid se examina ante los miembros del COI para conseguir ser ciudad olímpica y organizar los Juegos de 2020. No basta con aprobar, no basta con hacerlo bien y ni siquiera vale ser el mejor proyecto. Este examen lo gana el más listo, el que mejor se mueve entre bambalinas y el que, como Lula Da Silva hace unos años, manda un mensaje más emotivo.

Esta vez es distinto. Primero porque si no se gana será la última vez que se intente. Y segundo porque mañana Valladolid se juega algo. El sábado cuando se presente la candidatura, Valladolid saldrá en los mapas porque somos subsede olímpica. Como vallisoletano es un motivo de orgullo que el nombre de mi ciudad salga en esa presentación y además es un acicate más para desear que Madrid sea la ganadora.

Pero además de vallisoletano soy futbolero y pienso en los beneficios para mi equipo. La elección de Madrid como organizadora de los juegos traería por sí misma muchos beneficios a Valladolid por la cercanía, pero que seamos subsede implica unas inversiones que seguro nos vendrán bien. Y la segura remodelación del estadio es la inversión que más me atrae. Siempre he soñado con ver el estadio totalmente cerrado, con unos accesos más cómodos, con un marcador de última generación y sobre todo con un equipo de primera jugando en él. Ya sé que esto último nada tiene que ver con lo que se decide mañana, pero de sueños el que sabe es Freud y no está para preguntas.

Dijo Dickens que cada fracaso le enseña al hombre lo que debe aprender. Espero por nuestro bien que los encargados de la candidatura de Madrid 2020 hayan aprendido lo que hay que hacer. Comprendo a los escépticos y a los que se oponen, pero mañana es la última oportunidad de que Valladolid sea Ciudad Olímpica y eso está por encima de todo.

Mucha suerte mañana a la candidatura de Valladolid veinte veinte.