Real Valladolid

real valladolid

Rubi cierra los entrenamientos

Rubi, en el banquillo de Zorrilla, el día de su presentación oficial como técnico blanquivioleta.
Rubi, en el banquillo de Zorrilla, el día de su presentación oficial como técnico blanquivioleta. / Henar Sastre
  • El nuevo técnico efectuará todas las sesiones sin público, excepto las inmediatamente posteriores a los partidos

Toca aislarse. Los nuevos métodos de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ no solo afectarán a los futbolistas. Los aficionados que asisten habitual o esporádicamente a los entrenamientos tendrán que adaptarse forzosamente a las nuevas condiciones del técnico catalán. Rubi no quiere elementos ajenos en los Anexos, así que ha impuesto, como norma general, que todas las sesiones de la semana sean a puerta cerrada para el público. Solo se producirá una excepción: los Campos Anexos sí quedarán abiertos para los seguidores si el entrenamiento se celebra el día siguiente a la disputa de un partido. En cambio, si hay jornadas de descanso por medio, la primera sesión semanal se desarrollará también sin público. El club sí permitirá aficionados en la sesión inaugural de la pretemporada, que se efectuará este jueves, a media tarde, en horario aún por confirmar.

La medida de cerrar la práctica totalidad de las sesiones es nueva en el Real Valladolid y también supone un giro en la forma de trabajar de Rubi. En su etapa como preparador del Girona, los entrenamientos se desarrollaban a puerta abierta. Su paso por el cuerpo técnico del Fútbol Club Barcelona, donde este tipo de medidas son habituales, ha obrado el cambio.

La idea de blindar los Campos Anexos obligará al club blanquivioleta a tapar con una lona la valla metálica que permite actualmente la visión desde el exterior. «El míster quiere una cierta privacidad y que no haya gente alrededor», explica Mariano Mancebo, portavoz del club. «Se instalará una protección, pero no se va a hacer un búnker. Si un aficionado se pone detrás de una valla, tampoco vamos a estar de policías».

«No se trata de que crea que le van a copiar la estrategia, ni de que tenga miedo a que le espíen», aclara Jorge Santiago, director de operaciones del Real Valladolid. «Él lo que quiere es tranquilidad. No vamos a rodear los Anexos de hormigón. Colocaremos una valla, pero nada más».

Los representantes de los medios de comunicación solo podrán asistir a los primeros 20 minutos de cada sesión en los Campos Anexos, aunque no a los entrenamientos que se efectúen en Zorrilla, también sin testigos. Ese lapso permitirá a camarógrafos y reporteros gráficos captar algunas imágenes que sirvan para documentar brevemente el día a día.

Rubi también ha optado por conceder únicamente tres entrevistas a cada medio informativo. Una tras su fichaje (ya realizada), otra en Navidad y una última al final de la temporada. Las tertulias radiofónicas se consideran como entrevista. También los ‘videochats’ de las webs. El técnico sí hablará habitualmente en las ruedas de prensa semanales prepartido (que se programarán los viernes) y en las comparecencias tras los encuentros. Esta medida ya ha sido tónica habitual con otros entrenadores del Real Valladolid.

Pero habrá más restricciones. Rubi ha decidido, junto al departamento de comunicación, que cada día comparezca solo un futbolista ante cámaras y micrófonos. Hasta la fecha, los periodistas elegían conjuntamente a dos jugadores (a veces tres) para el tradicional ‘canutazo’ y se toleraban charlas individuales si algún medio buscaba una historia propia. Rubi ha abogado por variar un funcionamiento que parecía no generar problemas. El nuevo técnico espera de esta forma restringir las declaraciones de los futbolistas a la prensa. Parafraseando los diferentes lemas de la campaña de abonados del Real Valladolid, esta temporada toca recluirse.