Real Valladolid

real valladolid

Solo 1.387 aficionados han retirado el carné de abonado en la primera semana de campaña

  • «Para lograr un equipo fuerte, necesitamos también una afición fuerte», señala Jorge Santiago

El Real Valladolid publicó ayer los primeros datos de la campaña de abonados 2014-2015 y los números evidencian el varapalo que supone el descenso del equipo a Segunda División y el desencanto inicial de los aficionados: durante la primera semana de venta de abonos, solo se han expedido 1.387 carnés (de los cuales 96 han sido altas), una cifra muy inferior a los últimos precedentes. Hace un año, con el Real Valladolid en Primera División, la primera semana se cerró con 3.015 abonos (347 altas). En 2012, y tras el retorno a la élite, los abonos se dispararon hasta los 2.303 (1.248 altas) en solo tres días y medio de venta.

La comparación con la última campaña en Segunda tampoco es positiva. En la primera semana de 2011, el número de carnés ascendía a 2.155, con 155 altas. En 2010, con dos días y medio más contabilizados (el periodo de abonos se abrió el jueves 1 de julio), se registraron 2.069 carnés (aunque solo 63 altas, cantidad inferior a la de este año).

«Indudablemente, son datos más bajos que la última temporada en Segunda», admite Jorge Santiago, director de operaciones del Real Valladolid. «Los aficionados decidirán si queremos tener un equipo fuerte o no. Para lograrlo, también necesitamos una afición fuerte».

«Al club nos ha llegado que la gente está contenta con los precios de la campaña y por la apuesta que hacemos por mantener las mismas cantidades en caso de ascenso a Primera. La respuesta que hemos recibido es positiva. Ahora toca abonarse», añade Santiago.

El directivo blanquivioleta observa «con un poco de envidia» las colas que se dan en Sevilla para obtener el carné del Betis. «No es bueno compararse con nadie, porque somos diferentes, pero es el momento de demostrar que también queremos apoyar a nuestro equipo».