Real Valladolid

real valladolid

El club despide tras el descenso a su empleado más antiguo

Fernando Rodríguez.
Fernando Rodríguez. / Gabriel Villamil
  • Fernando Rodríguez comenzó a trabajar en 1979 en las tareas de mantenimiento del Viejo Zorrilla

Fernando Rodríguez Madroño ha formado parte del Real Valladolid durante los últimos 35 años, pero lo ha hecho siempre de una manera discreta. Alejado de la luz pública, se ha encargado durante más de tres décadas de las labores de mantenimiento del césped junto con otros compañeros. Ha vivido el cambio de estadio –del Viejo al Nuevo Zorrilla– ascensos y descensos y ha visto pasar a un buen número de futbolistas, entrenadores y presidentes por la entidad. Sin embargo, su vida laboral en el Valladolid tocó a su fin el pasado jueves. Hasta ese momento, era el empleado blanquivioleta más antiguo.

«Estaba trabajando, como cualquier día y me llamaron a las oficinas», explica Fernando Rodríguez. «Me comunicaron que me iban a despedir sí o sí. Allí estaban el médico Pablo Grande y el fisio Quique Margallo, que acababan de recibir la misma noticia. Me dijeron que por el descenso de Primera a Segunda había que reducir el personal. Yo le dije a Jorge Santiago que no era lógico que mantuviesen a los últimos que han entrado hace poco en tareas de mantenimiento, como sucede con su propio cuñado, y que echasen a una persona como yo que lleva 35 años en el club. Pero casi debo pensar que me han hecho un favor:tengo la mano un poco rígida porque me operaron de la muñeca y para estar sin cobrar otra vez seis o siete meses como hace dos años...».

Fernando Rodríguez trabajaba de lunes a sábado, pero renunció a las horas extra de los domingos para tener un día libre a la semana. «Como no acepté esos trabajos, me tomaron un poco de rencor. Ya sabía que podría haber alguna movida».

Él no mantiene sentimientos negativos hacia el club, aunque sí «hacia alguna persona». «He pasado 35 años con ganas, realizando trabajos que me gustaban, intentando hacerlo lo mejor posible y ayudar siempre a mis compañeros. Mi labor no ha cambiado mucho desde que comencé en el Viejo Zorrilla, pero últimamente me he encontrado con personas que no saben realizar bien estos trabajos, pero que se encuentran ahí por ser quienes son».

Fernando Rodríguez está a punto de cumplir 59 años («la edad más complicada para buscar otro trabajo») y ha denunciado al club por las condiciones de su despido. «Me han dado 20 días por año y máximo un año. He denunciado para que me suban la aportación».