Real Valladolid

real valladolid

«Toca apretarse el cinturón»

Carlos Suárez (izquierda) charla con el director deportivo blanquivioleta, Braulio Vázquez, este martes en los Campos Anexos
Carlos Suárez (izquierda) charla con el director deportivo blanquivioleta, Braulio Vázquez, este martes en los Campos Anexos / Ricardo Otazo
  • Suárez dice que los recortes son «dolorosos», pero recuerda que «lo importante es la viabilidad»

El descenso del Real Valladolid a Segunda División, unido al plan de viabilidad contemplado en el concurso de acreedores, ha colocado al club blanquivioleta en una situación muy delicada. Los despidos se suceden en parcelas tan sensibles como el cuerpo médico y se extienden por el resto de la estructura blanquivioleta. El presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, no descartó ayer más recortes de personal.

«Puede ser», apuntó, «porque nosotros debemos cumplir el convenio [de acreedores]». «Este es el tercer descenso que vivimos y siempre hemos aguantado el tirón, pero hay otra cosa que está por encima de eso:el plan de viabilidad que se presentó contemplaba una bajada importante. Nuestros ingresos corrientes pasan de 25 millones a cinco. De ahí las salidas de jugadores y de ahí que si viene alguna oferta haya que vender, y la reducción drástica de gastos y salarios. Lo más importante ahora es la viabilidad del club», señaló el máximo accionista del Real Valladolid.

Los folletos de la campaña de abonados del club recurren a una ristra de ‘tocas’: toca dar la cara, toca empezar de cero, toca mantener el club a flote... Ayer, Carlos Suárez añadió otros dos: «Ahora toca cumplir y toca abrocharse el cinturón. Esto es lo que hay y lo vamos a cumplir a rajatabla. Lo cual no corta en ningún momento las posibilidades que pueda tener el club. Ya lo hemos visto con el Eibar, que el que mejor hace las cosas es el que consigue el ascenso».

El ascenso a Primera División permitiría al club blanquivioleta ampliar de nuevo la estructura. Suárez confía en que la próxima campaña aumenten «probablemente» los ingresos televisivos. «Pero ahora las circunstancias son las que son y, por más que nos duela, porque hay muchos compañeros que llevan con nosotros once años, la situación es complicada y dolorosa, pero a veces hay que tomar decisiones que no son agradables, porque ahora lo importante es esta casa».

Carlos Suárez pasó a revista ayer a otros asuntos de la actualidad blanquivioleta. Por ejemplo, la negociación que mantiene el Real Valladolid con el Torino italiano para el traspaso de Zakarya Bergdich. De momento, las cantidades que ha planteado el club turinés no satisfacen a la directiva vallisoletana. «Pasaron una oferta y estamos intentando que nuestros intereses salgan perjudicados lo menos posible. Si se llega a un acuerdo, bien. Si no, se quedará en el Real Valladolid. Es la típica negociación que, si llega a buen puerto, la comunicaremos y, si no es así, tendremos un gran jugador para tratar de conseguir nuestro objetivo».

20 profesionales

El presidente recordó que la intención del club pasa por contar con 20 fichas profesionales. De momento, hay 15 jugadores en la plantilla del primer equipo, lo que obligará a la dirección deportiva a acometer cinco fichajes, que pueden ampliarse si hay salidas de futbolistas. «Se va trabajando poco a poco y, a medida que vayan llegando a acuerdos, nos lo pasarán y trataremos de acelerar todo.La base está plasmada y puede haber mercado ahora con oportunidades de jugadores que salgan de equipos de Primera División».

Carlos Suárez también se refirió a las desvinculaciones del albanokosovar Valdet Rama y el suizo-dominicano Heinz Barmettler, dos futbolistas que llegaron el pasado lunes a sendos acuerdos para rescindir sus contratos. «Aquí no cumplieron sus expectativas por diversos motivos. Son buena gente, que quieren jugar y dedicarse al fútbol, su profesión. Se buscó un acuerdo para que todo quedara claro y que puedan enrolarse ahora en otros equipos donde puedan demostrar la valía que tienen».

El presidente no está dispuesto a malvender futbolistas y apunta que las ofertas «deben ser lo suficientemente buenas» para que el club se plantee dejar a jugadores que poseen contrato y con los que se cuenta para el nuevo proyecto. «Nosotros queremos tener la mejor plantilla posible. Era inevitable que saliesen los que podían hacerlo por su cláusula. Ya contemplamos que en caso de descenso pudieran obtener la carta de libertad o negociar cesiones a equipos de superior categoría. La idea es que la progresión de nuestros jugadores no se frene y puedan seguir revalorizándose».

El caso Turu

Suárez confía en que la sentencia sobre el caso Turu (el exjugador que impugnó el convenio de acreedores) llegue en «los próximos días». «[El proceso concursal] se nos está haciendo largo a todos, a vosotros [los periodistas], a mí mismo, a los administradores, al juez. Cuanto antes termine esto y podamos demostrar que vamos a cumplir lo que se ofreció en el convenio, mejor».

El presidente calificó como «una situación difícil» la decisión de Rubi de cerrar los entrenamientos al público. «Sin embargo, el entrenador tiene una forma de trabajar que hay que respetar. Es complicado porque a nosotros nos viene bien que la prensa informe porque eso nos ayuda a mejorar y crecer, pero no podemos dejar que informéis si está preparando una cosa determinada. Con el tiempo la situación se normalizará. Poco a poco se buscará el interés para todas las partes».