Real Valladolid

El vallisoletano Julio Iricibar vive un sueño en la portería

Julio es felicitado por sus compañeros tras la victoria que les dio el ascenso
Julio es felicitado por sus compañeros tras la victoria que les dio el ascenso / El Norte
  • El guardameta del filial efectúa la pretemporada a las órdenes de Rubi

A Julio Iricibar (Valladolid, 1993) se le van cumpliendo los sueños profesionales. La pasada temporada, viajó a Málaga con el primer equipo como portero suplente. Esta campaña, ha iniciado el trabajo veraniego a las órdenes de Joan Francesc Ferrer 'Rubi' con la plantilla profesional. «Es un sueño hecho realidad. Llevo trabajando 13 años y me lo tomo como un reto personal, con ilusión y ambición», ha señalado el guardameta este jueves.

La inesperada salida de Diego Mariño con destino al Levante lleva a dirigir la vista hacia los porteros del Real Valladolid. Dani Hernández queda como único cancerbero con ficha profesional, a la espera de que el club anuncie nuevas incorporaciones para esta demarcación. Julio «se ve con posibilidades de estar ahí», aunque matiza que tiene «los pies en el suelo». «No sé si esto me abre una puerta. Ya se verá en los próximos días si viene un portero o vienen dos».

Durante los primeros entrenamientos de pretemporada, los guardametas trabajan mucho el juego a ras de césped. «Es lo que le gusta a Rubi. Quiere que el balón vaya por el suelo y le gusta que los porteros tengan buen juego con los pies. Es en lo que más trabajamos los porteros».

El objetivo de Julio Iricibar pasa «por debutar con el primer equipo», aunque sin perder de vista que él pertenece a la disciplina del Real Valladolid B. «Soy joven y quiero curtirme en Segunda B. Tenemos un reto ilusionante para mantenernos en esa categoría. Quiero curtirme en el filial».

Julio entró en el Real Valladolid hace 13 temporadas. Él se acuerda de tres personas que han definido su carrera. «Los que más me han marcado son los entrenadores de porteros. Destacaría a Tapia, al que tuve en el Cadete y también a Juan Carlos Martínez, entrenador de porteros del filial el año pasado, que siempre ha sido un apoyo para mí. Otra persona que me ha marcado es Torres Gómez, que el año pasado me permitió progresar al darme muchos partidos en Tercera».