Real Valladolid
Chus Herrero, durante un entrenamiento con el Cartagena en 2012.
Chus Herrero, durante un entrenamiento con el Cartagena en 2012. / J. M. Rodríguez.

fútbol

Chus Herrero: «Mi fichaje por el Real Valladolid es inminente»

  • El central zaragozano, de 30 años, estuvo a las órdenes de Rubi en el Girona hace dos campañas

Un nuevo central se aproxima a toda velocidad hacia el Real Valladolid. Jesús María Herrero Gómez, conocido futbolísticamente como Chus Herrero, está a punto de convertirse en futbolista blanquivioleta para la temporada 2014-2015. «Está cerca, muy cerca. No he firmado, pero es inminente», confirmó ayer por la tarde el propio jugador, que ha militado las dos últimas temporadas en el Girona. La operación fue adelantada unas horas antes por Cope Valladolid.

Si nada se tuerce antes de la rúbrica final, Chus Herrero (Zaragoza, 1984) se sumará a la nómina de defensas centrales del equipo, que actualmente integran Marc Valiente, Jesús Rueda y el recién fichado Samuel Llorca. Con la llegada de Herrero, el Real Valladolid contará con un defensa experimentado y que conoce bien la Segunda División: en las últimas seis temporadas ha militado en la Liga Adelante. Anteriormente, formó parte de la plantilla del Real Zaragoza en Primera.

El acuerdo fraguado entre la dirección deportiva que encabeza Braulio Vázquez y el futbolista contempla un contrato de un año de duración. Las cláusulas que pueden permitir una ampliación de ese compromiso suponen el último punto en la negociación. Una vez que se limen estos flecos y se rubriquen los contratos, Chus Herrero se pondrá a las órdenes de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, un técnico que ya le dirigió hace dos campañas en el Girona.

«Rubi me llamó cuando supo que Braulio estaba hablando conmigo. Él está encantado de que fuese para allí, pero yo debía solucionarlo todo con Braulio, porque no es función de Rubi cerrar mi fichaje. Espero estar ya el sábado en Valladolid, pero no lo sé seguro. Por mí, ya me encontraría allí», apuntó Chus Herrero.

La carrera del que previsiblemente se convertirá en las próximas horas en nuevo jugador del Real Valladolid empezó en la cantera del Real Zaragoza. Con el filial del conjunto maño se estrenó en Segunda División B a los 20 años. En la temporada 2005-2006, debutó en Primera con el Real Zaragoza. Allí se encontró con Óscar González, con el que ahora volverá a jugar en el Real Valladolid. «Sí, coincidí con Óscar en el Zaragoza. Y también con Lluís Sastre», relata Hererro. Sastre llegó al conjunto maño en el verano de 2007, pero fue cedido a continuación a la Sociedad Deportiva Huesca.

El Real Zaragoza descendió a Segunda División al término de la temporada 2007-2008. El papel de Chus Herrero en la categoría de plata se incrementó:si en Primera había jugado solo 25 partidos en tres temporadas, en una campaña en Segunda disputó 22. El Real Zaragoza volvió a la élite, pero Chus Herrero emprendió el camino hacia Cartagena, donde jugó tres temporadas. Vivió la época buena con Juan Ignacio Martínez en el banquillo, cuando el Efesé rozó el ascenso a la máxima categoría. Allí coincidió con futbolistas con currículum blanquivioleta como Toché, Víctor Manuel Fernández o Sergio Gontán ‘Keko’. Tras la salida de JIM, Chus Herrero vivió con otros integrantes que pasaron por Zorrilla (como Héctor Font o Álvaro Antón) el descenso del Cartagena a Segunda B.

Encuentro con Rubi

En el verano de 2012, Chus Herrero firmó un contrato de dos temporadas con el Girona. Allí se encontró con un técnico que acabaría convirtiéndose en una de las sensaciones de los banquillo: Rubi.

«Había muy buenos jugadores», recuerda Herrero. «También influyó muchísimo la forma de trabajar del míster, su manera de hacernos ver el fútbol. Todos creímos en su idea de juego. Creo que eso puede repetirse ahora en el Real Valladolid, que ya cuenta con muy buenos jugadores. Si somos capaces de asimilar las ideas del míster y tener esa pizca de suerte que siempre hace falta, seguro que también tendremos éxito».

Chus Herrero fue uno de los habituales en las alineaciones de Rubi. Disputó 28 partidos, todos ellos como titular, y fue amonestado en seis ocasiones. El Girona acabó cuarto y soñó con un ascenso a Primera que le acabó arrebatando el Almería en la eliminatoria final del ‘play-off’. «Fue un año increíble», rememora el defensa.

Rubi se marchó al cuerpo técnico del Fútbol Club Barcelona y las cosas se complicaron para Chus Herrero, en una temporada en la que hasta tres técnicos pasaron por el banquillo de Montilivi. El defensa se lesionó en una rodilla y recayó. «Tuve mala suerte. Me hice un esguince en el ligamento lateral interno y, cuando volví a jugar, se me cayó un tío encima y me volvió a causar la misma lesión. Los problemas aumentaron:tuve que pasar por el quirófano para someterme a una artroscopia, pero acabé bien la temporada, con la rodilla fuerte. No tuve problemas».

Por culpa de las lesiones, su última campaña resultó intermitente. Participó únicamente en 12 partidos de Liga y uno de Copa del Rey. Su vinculación con el Girona expiró y llegó la oportunidad de enrolarse en las filas del Real Valladolid. Sus condiciones técnicas, con buena salida de balón, responden al perfil que busca Rubi: «Soy del estilo que le gusta al entrenador, pero que me valore la gente». Ahora, Chus Herrero sabe que tocará luchar por volver a Primera: «Hay que ir poco a poco, hacer bien las cosas y trabajar mucho. Está claro que el objetivo del Real Valladolid no puede ser otro que ascender».