El Norte de Castilla
Real Valladolid

desde la grada

Como monos en la jaula

Un científico metió cinco monos en una jaula. En el centro de la jaula puso una escalera y en lo alto de ésta unos plátanos. Uno de los monos subió la escalera para comer los plátanos y los que quedaron en el suelo recibieron un manguerazo de agua fría. Tras varias duchas, los monos que quedaban en el suelo decidieron dar una paliza al mono que subía. Así hasta que ningún mono subió. Entonces los científicos sacaron a uno de los monos y lo sustituyeron por otro nuevo que intentó subir la escalera en cuanto tuvo ocasión. Pero los otros cuatro monos sé lo impidieron propinándole una paliza en cuanto se acercaba a ésta. Así fueron cambiando todos los monos, de forma que cuando todos los monos eran nuevos ninguno subía a la escalera y ninguno conocía el motivo. Si supiesen hablar, al preguntarles por qué lo hacían, habrían contestado que lo hacían porque siempre se había sido así.

Esta parábola la quiero usar para hablar de la campaña de abonados del Real Valladolid. A día de hoy hay más de 11.000 abonados y he de decir que me parece un éxito rotundo. Ni siquiera el hecho de que cerca de un veinte por ciento sea de niños que no van al fútbol desluce las cifras de este año. Cuando salió la campaña yo la critiqué por poco atrevida. Era una campaña sinsustancia, como las que se han hecho toda la vida.

Veréis, es evidente que el fútbol ha cambiado y mucho más en los últimos años. Ahora por 20€/mes puedes ver toda la liga. Por eso se ha acentuado mi impresión de que el fútbol ha cambiado, pero la visión de los dirigentes sigue anclada en el siglo pasado. Las cosas se hacen por que siempre se han hecho así.

En mi opinión una campaña de abonados debe ofrecer algo más que un precio barato. De hecho, el 80% de los once mil seguiríamos abonados sin el veinte por ciento de descuento y sin la promesa de mantener los precios si se asciende.

A estas alturas, pensaréis que voy a dar la solución. La solución es distinguirnos de los monos y hacernos preguntas. ¿Por qué no se traduce en abonos el interés? ¿Qué te haría ir al fútbol? ¿Cuanto estás dispuesto a pagar? ¿Qué servicios adicionales quieres tener por ser abonado? ¿Cuanto estás dispuesto a pagar por ello? Preguntas y respuestas. Estudiar las respuestas, su coste, su viabilidad. Ver cómo año a año se vacía Zorrilla no creo que sea la solución.