Real Valladolid
Roger, sujetado por el mallorquinista Agus, en la primera jornada de la Liga Adelante.
Roger, sujetado por el mallorquinista Agus, en la primera jornada de la Liga Adelante. / GABRIEL VILLAMIL

Zorrilla espera otro salto de calidad

  • El cerrojo defensivo del Tenerife pone a prueba la capacidad atacante de un creciente Valladolid

El Real Valladolid de Rubi tiene una asignatura pendiente en el estadio Zorrilla: lograr la victoria sin perder los papeles en el tramo final de los encuentros. Las victorias ante Mallorca (2-1) y Racing (3-1) acabaron con cierta dislocación táctica y algunos apuros. Los bermellones rozaron el empate con un balón al poste de Dani Hernández y los santanderinos cercaron la portería de Julio Iricibar tras la expulsión del guardameta Javi Varas, aunque no tuvieron puntería. El público de Zorrilla, que ha visto pleno de victorias en dos partidos, confía ahora en observar hoy el crecimiento de su equipo, muy reforzado tras el triunfo en el campo del Alcorcón. El Tenerife aparece esta noche (20:00 horas) como un rival huesudo. Los blanquiazules llegan en pleno torbellino social y con su hinchada levantada en armas, pero el hecho de jugar fuera de casa atenuará la presión ambiental que viven.

El Tenerife empleará en Zorrilla un guion que el Real Valladolid verá una y otra vez esta campaña. Juntará dos líneas de cuatro, cederá la pelota al equipo de Rubi y confiará en alguna jugada aislada (robo cerca del área rival, acción a balón parado) para hacerse con el botín. Al Tenerife le cuesta horrores marcar y la debilidad se acrecienta lejos del Heliodoro Rodríguez López. No lo ha logrado esta campaña en Ponferrada ni en el estadio del Girona y lleva sin anotar a domicilio desde el 13 de abril de 2014, cuando logró imponerse al Eibar en Ipurua (1-2).

El Real Valladolid tiene dos objetivos para este partido: no dejar bajo ningún concepto que el Tenerife marque primero (eso ‘bunkerizaría’ aún más el juego) y mover el balón con rapidez para desgastar al rival, siempre con la idea de finalizar las jugadas en el área de Jacobo Sanz. Los delanteros del Real Valladolid andan afinados: Roger Martí ha marcado en los dos últimos choques de Liga, Óscar Díaz también atormenta a los defensas y se estrenó como goleador ante el Racing, y Óscar González va sumando dianas y asistencias para recuperar su condición de mediapunta desequilibrante.

Rubi, que efectuará hoy por la mañana un entrenamiento de activación, citó ayer a los 19 jugadores disponibles con ficha profesional, excluido el lesionado Omar Ramos, con un esguince de tobillo. Esta vez, no hay canteranos en la lista. La incógnita de la semana pasa por saber si Dani Hernández seguirá en la portería tras su buen partido en Alcorcón o el técnico apostará por Javi Varas, quien llegó al Real Valladolid para ser titular y tuvo un mal debut (penalti y expulsión) hace dos semanas. Las declaraciones de Rubi («lo tengo decidido; es una decisión muy injusta y, por otro lado, justa») encierran un acertijo que parece apuntar a Varas como el elegido, pero que solo se desvelará esta noche. La ausencia de Omar la pueden cubrir jugadores como Zakarya Bergdich o Alejandro Alfaro.

En el Tenerife, Álvaro Cervera también ha citado a 19 futbolistas, por lo que, al igual que Rubi, deberá efectuar un descarte antes del inicio del choque. Carlos Ruiz se perfila como titular en el eje de la zaga junto a Albizua y Vitolo puede aparecer como titular en el centro del campo por la lesión de Ricardo, informa Efe

Rubi observa el partido como otra prueba para comprobar la evolución de un Valladolid que va escalando puestos, que solo ha dejado escapar puntos en Lugo y que se encuentra en una buena dinámica de juego y resultados. El equipo aspira a lograr su tercer triunfo para seguir creciendo.