Real Valladolid

real valladolid

Marc Valiente reclama «entrega y humildad» a todos los jugadores

Valiente y el portero Javi Varas, tras el gol del Leganés.
Valiente y el portero Javi Varas, tras el gol del Leganés. / E. de la Fuente
  • La plantilla mantuvo el domingo una reunión de 50 minutos en el vestuario para analizar la crisis de resultados

Noviembre comenzó con un Real Valladolid líder y finalizó con un Pucela abatido. Del triunfo ante el Girona al fiasco de Butarque, el conjunto blanquivioleta ha comprobado la dureza de la Segunda División y el carácter volátil del fútbol. Dos derrotas consecutivas frente a Las Palmas y Leganés han hecho añicos la imagen de solidez que proyectaba el equipo. Después de los elogios por el fulgurante inicio, llegan las críticas por la crisis. Y, en situaciones de este tipo, empiezan los conciliábulos, las reuniones colectivas en el vestuario, la búsqueda de explicaciones.

La plantilla blanquivioleta se encerró ayer durante 50 minutos para analizar el delicado momento. Desde el triunfo ante el Girona del 2 de noviembre, el Real Valladolid no ha vuelto a ganar un partido y únicamente ha sumado dos puntos de los últimos doce posibles. En las tres últimas salidas, el conjunto de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ no ha logrado marcar un solo gol. El vestuario huye del término ‘crisis’ como de la peste, pero la etiqueta es lo de menos. Algo pasa en Zorrilla.

«No lo llamaría crisis», dice Marc Valiente. «Pero sí que nos hemos juntado en el vestuario para analizar los errores, las cosas que tenemos que hacer bien», añade el central, quien también desliza un mensaje dirigido a todo el vestuario. «Lo que nos tenemos que pedir unos a otros es entrega y humildad. A partir de ahí, las cosas saldrán».

A Marc Valiente le tocó ayer dar la cara ante los periodistas. Como el club ha instaurado esta temporada una raquítica dieta de comparecencias colectivas (solo un ‘canutazo’ por cada día de entrenamiento), al central le tocó ayer enfrentarse a una pregunta tras otra. La prensa buscó sin tregua las razones del desplome blanquivioleta y Valiente respondió con aplomo.

«Siempre es preocupante atravesar una racha de este tipo, en la que no consigues sacar una victoria que te haga ver todo de forma más positiva. Pero los que hemos vivido la Segunda División sabemos que esto pasan: a pesar de que el trabajo es bueno, las cosas no salen. Así que, más que nunca, debemos juntarnos todos, ser una piña, como lo somos ahí dentro e intentar sacarnos esas sensaciones de encima en el próximo partido», apunta.

El próximo compromiso puede servir para restañar algunas heridas, pero resultará poco alimenticio. La Copa del Rey palidece ante las urgencias ligueras, pero Marc Valiente ve en el choque de mañana ante el Elche (José Zorrilla, 22:00 horas, ida de dieciseisavos) una buena oportunidad para congraciarse con los buenos resultados, esta vez ante un rival de Primera División. «Es un buen momento para resarcirnos aquí en casa, para sacar las buenas sensaciones. El fútbol siempre te da una oportunidad cuando hay una derrota. Mejor que sea cuanto antes».

Pulir detalles

Las causas del abatimiento del Real Valladolid han sido analizadas desde diferentes prismas. Óscar González, por ejemplo, apuntó a un cierto declive físico en el tramo final del choque en la Nova Creu Alta frente al Sabadell (0-0). Rubi señaló un bajón anímico tras el primer gol de Las Palmas en Zorrilla. La derrota en Leganés mantiene abierta la búsqueda de causas.

«Creo que no es un problema físico ni mental. Debemos mantener nuestra apuesta de jugar al fútbol, nuestra idea de hacer las cosas como las hacemos, mejorar y pulir detalles. Apartir de ahí, los resultados llegarán», apuesta Valiente.

El Leganés quebró con facilidad a la zaga del Real Valladolid. El conjunto pepinero remató 14 veces, siete de ellas a la portería de Javi Varas. «Los balones largos nos metieron atrás, algo que no debería pasarnos. Es verdad, tuvieron ocasiones. Pero nosotros también pudimos marcar y solo la mala suerte lo impidió. Con el 0-0, ellos se vieron con empuje para llegar a nuestra área y lo hicieron. No supimos afrontar esos minutos».

La falta de gol sigue lastrando a un equipo que solo ha marcado un tanto en los últimos cuatro encuentros, una cifra paupérrima para un aspirante a Primera División. «Obsesión, obsesión no hay. Pero sí que te va mellando cuando tienes ocasiones y no consigues materializarlas. Con el trabajo de los de arriba, llegarán los goles. No podemos obsesionarnos. Si no marcamos, ya tendremos nuevas oportunidades».

Marc Valiente considera que los interminables cambios en la alineación titular no afectan al rendimiento del equipo. «Creo que no influye. Somos una plantilla corta y todos tenemos protagonismo. Eso es bueno para el futbolista».

Con la llegada de diciembre, el central catalán confía en que el equipo recupere el camino del triunfo. Su ánimo no decae. «Hemos pasado cuatro partidos con malos resultados. ¿Por qué no pueden venir ahora cuatro buenos?».