Real Valladolid

real valladolid

El proceso natural de Brian Oliván

Brian Oliván, durante su debut con el Real Valladolid en Elche.
Brian Oliván, durante su debut con el Real Valladolid en Elche. / Pascual Méndez
  • El lateral ha superado su mala experiencia en Portugal y Bulgaria, brilla con el Promesas y Rubi le premió con el debut ante el Elche

Brian Oliván Herrero (Barcelona, 1994) vivió momentos difíciles la pasada campaña. Acostumbrado desde los diez años a las cálidas categorías inferiores del Fútbol Club Barcelona, el lateral zurdo quiso acelerar su explosión y fichó por el filial del Sporting de Braga en 2013. A Brian le seducía la posibilidad de dar el salto al primer equipo bracarense de la mano de Jesualdo Ferreira. «Pero no fue tan sencillo como parecía», constata Raúl Verdú, su agente. El resultado: solo jugó dos partidos con el Sporting de Braga B y, en otro giro, exploró la vía centroeuropea en las filas del CSKAde Sofía. El resultado fue idéntico:únicamente disputó dos encuentros en Bulgaria.

«Fueron momentos duros», recuerda Brian, feliz tras debutar el jueves en Copa del Rey con el primer equipo del Real Valladolid en Elche. «Cuando fui al extranjero, prácticamente no pude disfrutar de minutos. Mi familia sabe todo lo que pasé entonces. Ya sé que aún no he hecho nada importante, pero al menos ya he debutado en Copa y eso para un chaval es muy importante», añade el lateral.

Brian es un jugador perfeccionista y con muchas ganas de llegar a la élite. «La experiencia de salir fuera le abrió los ojos. Entonces, quisimos ir más rápido de lo normal. El proceso natural es el que lleva ahora», relata Raúl Verdú. Por eso, el pasado verano, agente y futbolista se decantaron por la oferta deportiva del Real Valladolid B, un conjunto recién ascendido a Segunda B y con el primer equipo blanquivioleta a solo un peldaño de distancia en la Liga Adelante.

«Yo solo me planteo hacer bien mi trabajo con el Promesas. En eso me centraba cuando llegué y en eso me centro ahora. Quiero hacerlo lo mejor posible cada fin de semana», dice Brian, quien señala a la persona clave en este periodo de su carrera. «Tengo la suerte de que Rubén de la Barrera está trabajando mucho conmigo. Es un entrenador que me ayuda a mejorar, a crecer. Parte de este debut se lo debo a él. Fue la primera persona que confió en mí», añade en referencia al técnico del Real Valladolid B.

Curtirse en Segunda B

De la Barrera va modelando el talento de Brian y de otros futbolistas del filial, y Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ ha aprovechado las tres eliminatorias de Copa para premiar la evolución de futbolistas como Xavi Carmona, Guille Andrés, Jorge Hernández, el juvenil Dani Vega o Brian Oliván.

«Tenemos la suerte de que este año el Promesas milita en Segunda B, una categoría que nos sirve mucho a los futbolistas jóvenes para curtirnos y ganar experiencia. Desde mi punto de vista, creo que no hay tantísima diferencia entre un equipo de Segunda B y otro de Segunda A. Obviamente, la calidad es mayor, pero en Segunda B ya te curtes mucho», señala el lateral zurdo.

Brian Oliván observa ilusionado la llegada del FCBarcelona B este domingo a Zorrilla para jugar contra el primer equipo del Real Valladolid. En el filial culé militan grandes amigos de sus años en La Masia: Adama Traoré, Pol Calvet, Macky Bagnack, Jean Marie Dongou... «Me han mandado felicitaciones tras mi debut. Seguro que les veré. ¿Jugar contra ellos? Eso no depende de mí. Sé que mi equipo es el filial y es allí donde debo seguir trabajando para volver a ganarme la confianza de Rubi».

Raúl Verdú, que representa a Brian desde que este contaba con 15 años, contempla a su pupilo como un futbolista «con mucho potencial». «Con confianza y tranquilidad, tanto él como Guille Andrés, al que también llevo, pueden crecer mucho y ser jugadores importantes para el primer equipo... pero sin prisas».