Real Valladolid
Raúl Agné y Rubi, durante su etapa en el Girona.
Raúl Agné y Rubi, durante su etapa en el Girona. / M. MARTÍ

real valladolid

Historias cruzadas entre Valladolid y Tenerife

  • Los vínculos entre el club blanquivioleta y el canario suponen una constante en los últimos años

Real Valladolid y Tenerife protagonizan un sinfín de historias entrelazadas en los últimos años. Los estadios José Zorrilla y Heliodoro Rodríguez López han vivido intercambios constantes de futbolistas, llegadas de directores deportivos vallisoletanos, técnicos que han dirigido a las dos escuadras y situaciones emotivas. Este domingo, por ejemplo, se reencontrarán en Tenerife Raúl Agné y Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’. Fue Agné el que convenció al actual técnico del Real Valladolid para que formase parte del cuerpo de ojeadores del Girona en el verano de 2011. Esa llamada supuso el relanzamiento de Rubi como entrenador, una vez que se hizo cargo del banquillo gerundense un año más tarde, tras la destitución de Agné y después de trabajar a las órdenes de Josu Uribe y Javier Salamero.

El cruce de caminos entre los dos clubes afecta también a jugadores en activo. El portero Dani Hernández se desvinculó del Real Valladolid en el pasado mercado de invierno para recalar en el Tenerife, equipo con el que ha jugado como titular los seis últimos partidos de la Liga Adelante. Para Dani Hernández, volver al cuadro chicharrero cierra un círculo:se formó en la cantera del Tenerife antes de saltar a la península con 18 años e iniciar una carrera de trotamundos futbolístico.

Su huella aún está reciente en el vestuario de Zorrilla. Lo apuntó ayer Chus Herrero, defensa del Real Valladolid: «Dani decidió marcharse y allí está disfrutando de muchos minutos. Ha encontrado su sitio en Tenerife y nos alegramos por él. Le saludaremos después del partido, pero tenemos que intentar marcarle el mayor número de goles posible».

Otro portero, el vallisoletano y exblanquivioleta Jacobo Sanz, defendió la meta del Tenerife en el choque de la primera vuelta, disputado en Zorrilla el 21 de septiembre de 2014. El cancerbero, cedido por el PAOKSalónica, abandonó posteriormente la disciplina blanquiazul. Jacobo llegó a un acuerdo para desvincularse, pero finalmente el caso se enredó y el Tenerife anunció su despido por motivos disciplinarios el pasado 30 de enero.

En la plantilla del Real Valladolid figuran dos futbolistas con pasado chicharrero. Omar Ramos, nacido en Santa Cruz de Tenerife, se formó en las categorías inferiores del club canario antes de debutar con el primer equipo tinerfeño en la temporada 2006-2007. Con el Tenerife, disputó 68 partidos oficiales. Más tarde jugó cedido en el Almería y en el Huesca (club que luego se hizo con sus derechos) antes de que el Real Valladolid le incorporara en el verano de 2012, primero a préstamo y luego en propiedad.

Alejandro Alfaro, actualmente lesionado, celebró un ascenso a Primera y lamentó un descenso a Segunda en las dos temporadas que formó parte del Tenerife (entre 2008 y 2010). El pasado verano se comprometió por dos años con el Real Valladolid y, antes de caer lesionado en la séptima jornada ante el Betis, tuvo la oportunidad de enfrentarse al conjunto tinerfeño como blanquivioleta.

Las relaciones actuales entre los dos clubes llegan también hasta los despachos. El vallisoletano Alfonso Serrano ocupa actualmente la dirección deportiva del Tenerife, en una segunda etapa profesional en la isla. Serrano, que ya ocupó el mismo cargo entre 2007 y 2008, retornó a Tenerife para formar un tándem en la cúpula deportiva junto al entrenador Álvaro Cervera, despedido del banquillo tras la vigésima tercera jornada.

Otros dos vallisoletanos ocuparon el mismo puesto en Tenerife. Santiago Llorente ejerció como director deportivo del club blanquiazul en tres etapas: entre 1989 y 1995; entre 1998 y 2000, y entre 2008 y 2010. Y Juanjo Lorenzo lo hizo posteriormente, en la campaña 2010-2011. Serrano y Lorenzo fueron secretarios técnicos en el Real Valladolid a las órdenes de Santiago Llorente la pasada década.

Alfredo Merino también saltó del Real Valladolid al Tenerife, donde formó parte de la dirección deportiva, entrenó al filial y se hizo cargo del primer equipo en un partido, tras la salida de Gonzalo Arconada y la llegada de Juan Carlos Mandiá en la temporada 2010-2011.

El delantero Borja Pérez-Peñas jugó en el Real Valladolid B, y tras militar en Alicante y Alcorcón, acabó en el Tenerife. Otro atacante, Dani Kome, ascendió con el Real Valladolid de Mendilibar en la temporada 2006-2007 y siguió la campaña siguiente en Zorrilla antes de marcharse a la isla, donde jugó tres años. Kome marcó el gol del ascenso chicharrero a Primera en 2009.

El Tenerife fue el destino del entrenador Pepe Moré en el verano de 2004 tras su último paso por el banquillo blanquivioleta entre los años 2000 y 2003. Miroslav Djukic, el técnico del último ascenso pucelano, jugó su última temporada como futbolista en el Tenerife y de esta isla canaria llegaron al Real Valladolid, entre los años 2002 y 2003, el portero Julio Iglesias y los defensas Javier Muñoz Mustafá y Pablo Paz. Luis García vistió igualmente las camisetas de los dos equipos y técnicos como Javier Clemente, Rafa Benítez o Vicente Cantatore pasaron por ambos clubes en diferentes etapas de sus carreras.