Real Valladolid

real valladolid

Dani Hernández: «Espero ganar y que el Valladolid suba»

Dani Hernández atrapa un balón durante un partido con el Real Valladolid en octubre de 2012
Dani Hernández atrapa un balón durante un partido con el Real Valladolid en octubre de 2012 / Ramón Gómez
  • El guardameta se reencontrará hoy en el Heliodoro Rodríguez López con sus recientes excompañeros del conjunto blanquivioleta

Daniel Hernández Santos (Caracas, Venezuela, 1985) vio desde el banquillo del Real Valladolid el choque de la primera vuelta ante el Tenerife y mañana defenderá los palos del conjunto tinerfeño ante sus recientes excompañeros del conjunto blanquivioleta. El portero exuda satisfacción:ha retornado al club donde se formó hasta los 18 años y a la isla donde creció (sus padres son canarios y trabajaban en Venezuela cuando él nació).

–¿Qué ha supuesto su vuelta?

–Estoy muy contento. Después de muchos años fuera de casa, vuelvo al sitio de donde soy. Espero que la situación deportiva cambie, ganemos unos cuantos partidos y estemos más tranquilos.

–¿Se cierra un círculo para usted?

–No, simplemente supone un paso más en mi carrera. Tenía ganas de volver, pero espero que me queden muchos años de fútbol. Ahora me centro en disfrutar de cada día aquí. Para mí, volver a casa es algo totalmente nuevo. Antes venía de vacaciones y debía hacer muchas cosas en poco tiempo.Ahora me lo tomo con más tranquilidad. Han sido muchos años fuera. ¡Estar en enero en pantalones cortos en plena calle es increíble!

–¿Nunca había tenido la posibilidad de volver al Tenerife en todos estos años?

–Algo sonó alguna vez, pero nunca se concretó. Estas últimas Navidades sí fue en serio. Ahora, todos tenemos ganas de revertir la situación y que el equipo vaya saliendo de los últimos puestos.

–¿Se ha encontrado viejos conocidos de su etapa en la cantera del Tenerife?

–Sí. Compartí vestuario con Suso, que es ahora nuestro capitán. Y el primer partido de mi vida como jugador de fútbol, hablo de prebenjamines, lo jugué contra Vitolo, que ahora también está aquí en el Tenerife. Además, he coincidido con otros futbolistas en otros vestuarios. La adaptación fue cuestión de horas. Conocía a casi todos.

–¿Cómo se ha vivido el reciente cambio de entrenador, de Álvaro Cervera a Raúl Agné?

–La situación era complicada. El presidente y el consejo de administración decidieron echar a Álvaro.Ahora estamos con el nuevo míster. Mantenemos las ganas de trabajar y de sumar de tres en tres.

–¿Qué ambiente se respira en el vestuario?

–Hay muchas ganas de revertir la situación. Estamos muy centrados en eso, en cambiar la dinámica. La meta es muy diferente a la que tenía en el Real Valladolid. Trabajamos para que todo mejore.

–Y también ha cambiado en lo personal. Ha llegado al Tenerife para ser el guardameta titular...

–Quería tener más continuidad. En los últimos años, fue así: tanto en Grecia como en el último año del Valladolid en Primera gocé de minutos, aunque en Grecia tuve la mala suerte de lesionarme. Vine aquí con la opción de contar con más protagonismo y he tenido la suerte de jugar los últimos partidos, pero debo seguir trabajando.

–¿Temió en algún momento que finalmente no se pudiera concretar la salida del Real Valladolid y su fichaje por el Tenerife?

–Justo el día que me vine pensé que ya no saldría la operación. Por la mañana estaba convencido de que sería imposible. El Tenerife tenía la necesidad de fichar a un portero y ya me hacía a la idea de que no podría venir. Estaba fastidiado, pero por la tarde los acontecimientos cambiaron. Esa misma noche, cogí un vuelo para Tenerife.

–¿Por qué decidió seguir en el Real Valladolid el pasado verano?

–Básicamente, porque no me salió nada. El club no contaba conmigo y yo traté de buscar algo, pero no se concretó ninguna posibilidad. Me tuve que quedar y traté de encararlo con la mejor actitud posible, ayudando al equipo las veces que me tocó jugar. Es verdad que ensucié todo cuando tomé la decisión de no entrenarme un día. Espero que ese hecho aislado no empañe los años que he estado allí con total dedicación.

–¿Considera que fue un error?

–Sí, fue una manera equivocada de meter presión. Pensaba que, actuando así, las cosas serían más fáciles, pero al final sucedió al revés. Si lo tuviera que volver a hacer me costaría bastante más.

–¿Con qué momentos se queda de su etapa blanquivioleta?

–Con casi todos. He tenido la suerte de vivir un ascenso ayudando de manera activa en el ‘play-off’ sin haber tenido muchos minutos en Liga. Al año siguiente, jugué 24 partidos en Primera y el equipo se salvó de manera holgada. Este año ha sido un poco diferente. Era consciente de que sería mi última temporada, porque desde el principio no se contaba conmigo. Traté de disfrutar cada día: algunos eran más alegres que otros. Es normal, la cabeza juega a veces malas pasadas, pero siempre traté de aportar mi granito de arena.

–¿Le sorprendió disputar aquel ‘play-off’ de ascenso?

–Cuando empezaron las eliminatorias, no pensé que jugaría en los cuatro partidos. El míster apostó por mí también en la última eliminatoria y estoy contento de que el equipo lograse el objetivo. El ascenso fue sufrido, pero muy bonito.

–¿Lo vivió con mucha presión?

–No especialmente. Todos teníamos la presión de subir por la situación económica en la que se encontraba el equipo, en concurso de acreedores. No sentía más tensión que la que tenía el resto de jugadores de la plantilla. No habría sido justo que, sin jugar en Liga, yo mismo me hubiese metido más presión. Traté de disfrutar, aunque era difícil durante los partidos. Cuando el árbitro pitó el final, fue una explosión de alegría increíble.

–¿Vivió algún momento doloroso en Valladolid?

–No, más allá del frío en los pies, que dolían mucho, ja, ja, ja. No, no me voy con ninguna sensación de dolor. El fútbol es como una familia y siempre me sentí muy arropado, tanto por compañeros, cuerpo técnico y empleados. Disfruté mucho allí.

–¿Qué espera del partido de este domingo?

–Lo más importante es ganar. Conozco a todo el mundo del Real Valladolid, hace un mes y pico estaba con ellos. Espero que ganemos este partido y que el Real Valladolid ascienda a Primera, si es de manera directa mucho mejor.