Real Valladolid

real valladolid

El Benfica cederá un jugador al Real Valladolid

Lolo Coronado Plá, en un partido de Copa ante el Betis en noviembre de 2012.
Lolo Coronado Plá, en un partido de Copa ante el Betis en noviembre de 2012. / Gabriel Villamil
  • El acuerdo forma parte de la negociación para el pago de la salida de Lolo del club blanquivioleta

  • El Real Valladolid será también indemnizado con 650.000 euros y el 15% de un posible traspaso del futbolista

El caso Lolo Plá se cerró el pasado martes en el Juzgado de lo Social número 2 de Valladolid. Un acto de conciliación de cuatro horas evitó a las partes llegar a un largo juicio y se saldó con un acuerdo por el que todos se dieron por satisfechos. El Real Valladolid percibirá 650.000 euros por el excanterano (que cobrará antes de agosto) e incorporará como cedido a un futbolista que no cuente para el Benfica la próxima temporada. Además, el club blanquivioleta recibirá el 15% de un posible traspaso de Lolo y el 50% de cualquier cesión del delantero a partir de los 650.000 euros. Lolo, que solo intervino en nueve partidos con el primer equipo del Real Valladolid en la campaña 2012-2013 (siete de Liga y dos de Copa), deja un buen pellizco en las arcas del estadio José Zorrilla.

Sin embargo, el acuerdo no resultó fácil en una negociación cargada de tensión, a pesar de las aparentes sonrisas iniciales. El Real Valladolid planteó una alta cifra inicial como indemnización por la marcha unilateral del futbolista al Benfica el 2 de agosto de 2013: 1,5 millones de euros. Los abogados de Lolo se negaron y el club lisboeta rebajo la cantidad a 700.000 euros. Carlos Suárez, presidente blanquivioleta, dejó claro que su intención pasaba por que el propio futbolista tuviera que rascarse el bolsillo y que no toda la indemnización la desembolsase el Benfica: propuso que los portugueses pagasen medio millón y el jugador, 200.000 euros. La negativa de los abogados de Lolo fue total y se amagó con la posibilidad de llegar a juicio.

Suárez explicó que Lolo era una de las perlas de la cantera blanquivioleta (a la que llegó en el año 2007) y que el Real Valladolid tenía depositadas grandes esperanzas en él. Los abogados de Lolo le plantearon una posibilidad: recibir 500.000 euros y la vuelta del futbolista a Zorrilla la próxima temporada como cedido. El club desestimó el ofrecimiento. Lolo tenía puesta una cruz por su decisión de marcharse al Benfica B en el verano de 2013, el presidente blanquivioleta quería que pagase por ello y no contemplaba la opción de que el delantero retornarse al Real Valladolid. La negociación se puso pesada y entonces surgió una figura clave: el abogado Juan Barco, representante de la administración concursal del Real Valladolid. Barco no estaba interesado en castigar económicamente al jugador y sí entendió que una de las propuestas que hacía el Benfica resultaba muy beneficiosa para el club blanquivioleta. Los 650.000 euros de indemnización se cobrarían en tres plazos antes del próximo agosto. Las ventajas eran evidentes: una cantidad nada desdeñable por un exintegrante de la cantera que tuvo un papel testimonial en el primer equipo. Además, los portugueses prometían pagar con celeridad.

Supuestamente, Lolo abonará de su bolsillo 50.000 euros como indemnización al Real Valladolid y así atender una de las principales demandas del presidente blanquivioleta. Sin embargo, en la práctica resulta muy probable que ni un solo euro salga del bolsillo del futbolista. Lolo tiene que negociar con el Benfica esta cantidad, pero el club lisboeta ya demostró durante el acto conciliatorio su disposición a pagar la cuantía en su totalidad.

Lolo Coronado Plá (Mérida, 1993) cobraba 1.700 euros mensuales durante su última temporada en el Real Valladolid. Su cláusula de rescisión ascendía a tres millones de euros. Aunque el club blanquivioleta defendió que poseía contrato profesional, el jugador y sus agentes siempre manifestaron que solo figuraba con contrato de aficionado. Este punto resulta clave porque incumplir un compromiso profesional expone a cualquier futbolista a una posible inhabilitación, además de la correspondiente cantidad para resarcir los perjuicios causados. Los abogados de Lolo arguyeron que el contrato fue solicitado a la Real Federación Española de Fútbol y que allí Lolo figuraba como aficionado. El Benfica acabó incorporando al delantero para su filial y el Valladolid demandó al futbolista y a la entidad lisboeta. Finalmente, todos quedaron en paz. Lolo y el Benfica ya pueden respirar tranquilos, sin la sombra de un largo juicio planeando sobre ellos. Y el club blanquivioleta dispondrá en breve de un ingreso extra de 650.000 euros, así como la incorporación de un futbolista del Benfica para la próxima campaña.