Real Valladolid

real valladolid

Una sola derrota de hace 80 años

  • El Sabadell únicamente ha logrado ganar al Valladolid a domicilio en la fase de ascenso a Primera de 1935

  • La mayor goleada blanquivioleta al conjunto arlequinado se produjo en 1974, con un contundente 6-1 en el Viejo Zorrilla

Que levante el bastón el aficionado que haya visto ganar al Sabadell en Valladolid. Si el lector de este artículo no supera los 80 años, no podrá hacerlo. Porque la última (y única) vez que el conjunto catalán se llevó la victoria de Pucela, España se encontraba en plena Segunda República, Niceto Alcalá Zamora ocupaba el cargo de presidente y el automóvil más publicitado era el Opel 1935, «el coche de siete asientos, completamente equipado, más barato del mundo». La única (y última) vez que el Real Valladolid perdió como local ante el Sabadell, El Norte de Castilla informaba en su primera página de la crisis causada por la CEDA en el gobierno de Alejandro Lerroux, en el club blanquivioleta se trataba de convencer al Ayuntamiento de la idoneidad de construir un nuevo estadio y a los defensas se los llamaba ‘backs’. Corría el 31 de marzo de 1935. Un gol del interior Galvany a pase del extremo Sangüesa dio al Sabadell el triunfo en la fase de ascenso a Primera División. «Incoloro y lamentable partido», zanjó la crónica de El Norte.

La victoria del equipo catalán en Valladolid supone una rareza, por el tiempo transcurrido (80 años) y porque no se ha vuelto a repetir en los 15 enfrentamientos restantes (14 de Liga y uno de Copa del Rey). El Sabadell no ha vencido nunca en el José Zorrilla. Ni en el Viejo ni el Nuevo Estadio. Aquella única derrota tuvo lugar en el campo primigenio de la Sociedad Taurina.

La hemeroteca recoge unas cuantas goleadas, la primera de ellas acaecida en 1949, cuando vallisoletanos y sabadellenses se encontraron en Primera. El legendario Helenio Herrera ocupaba el banquillo del Real Valladolid y elPucela celebró ante el conjunto catalán su mayor victoria en la élite hasta entonces: 4-0, con goles de Coque (2), Vaquero y Peralta. «No brilló el Valladolid por lo bueno, sino que pareció más bueno por lo malo que era el adversario», consignó El Norte.

La siguiente ocasión en que los dos equipos se encontraron fue en el año 1958, en Segunda División. El Pucela calcó el mismo marcador de la década anterior: otro sonoro 4-0, con tantos de Morollón, Mirlo, Beascoechea y Pereda, y se colocó como líder de su grupo (había dos, Norte y Sur). El Pucela que entrenaba José Luis Saso no se descolgó de la primera plaza en toda la temporada y subió directamente a Primera División.

Algo menos abultado (pero goleada igualmente) fue el resultado cosechado por el Real Valladolid en la campaña 1961-1962, de nuevo en la categoría de plata. El Sabadell cayó en Zorrilla por 3-1, con tantos locales de Vicedo, Joselín (de penalti) y Molina. Pero el partido no fue bueno. ¿A qué les suena el inicio de la crónica publicada entonces por El Norte? «Se creía que el adversario era un fácil y cómodo enemigo, y sin duda por eso, por exceso de confianza, se empezó jugando mal, arriba y abajo».

En mayo de 1966, los dos equipos coincidieron en octavos de final de la Copa del Rey. El Sabadell eliminó al Real Valladolid tras ganar en su estadio por 2-0 y perder en el Viejo Zorrilla por 1-0. Hubo que esperar a 1972 para ver un nuevo enfrentamiento en Liga. Esta vez, los vallesanos sacaron algo positivo de su visita: un empate a uno. Al Valladolid se le fundieron los plomos, de manera literal, ya que el inicio se demoró una hora debido a un apagón que dejó sin luz a toda la zona del barrio Cuatro de Marzo. «A oscuras se empezó y a oscuras se acabó», se pudo leer en El Norte.

En 1974, llegó la mayor goleada blanquivioleta del Real Valladolid al Sabadell hasta la fecha: un 6-1 entre la niebla, con tres goles de Lizarralde (uno de penalti), Roselló, Landáburu, Álvarez y el visitante Vilar en propia meta. «El Valladolid no hizo un partido extraordinario, pero satisfizo plenamente a sus seguidores», escribió el cronista Javier González.

Los triunfos locales siguieron en la década de los setenta (con goleada por 4-1 en 1975, entre otros resultados). En los ochenta, el Sabadell logró arrancar otro empate, con el único punto logrado en el Nuevo Zorrilla (0-0). El precedente más reciente, en 2012, acabó con 2-0 (goles de Peña y Nauzet). Hace tres años de la última victoria blanquivioleta ante el Sabadell y 80 de la única derrota como local. La historia, sin duda, estará el domingo de parte del Pucela.