Real Valladolid

real valladolid

Un lateral con inquietudes

Carlos González Peña, en el estadio José Zorrilla
Carlos González Peña, en el estadio José Zorrilla / Gabriel Villamil
  • El futbolista blanquivioleta Carlos González Peña creó hace dos años el blog ‘Banda reservada’, donde plasma sus reflexiones sobre el deporte profesional y de formación

Carlos González Peña (Salamanca, 1983) decidió crear hace dos veranos un blog donde plasmar sus inquietudes. La bitácora ‘Banda reservada’ cuenta actualmente con siete artículos en los que el lateral izquierdo del Real Valladolid entrevera certeras reflexiones sobre el auge del deporte amateur con la idoneidad de las competiciones infantiles o la importancia de los secundarios en el fútbol.

Peña explica cómo brotó la idea. «Es una inquietud que surgió para que me leyera gente cercana y compartir reflexiones. He estudiado Magisterio y Educación Física, y me gusta dar mi punto de vista, con la vertiente competitiva del mundo profesional y también con la versión formativa del deporte. Creo que en el equilibrio está la virtud», relata.

Las concentraciones en los partidos fuera de casa y la quietud de las noches son momentos idóneos para generar ideas. Carlos González Peña aprovecha algunos de esos instantes. «Aún tengo pocos artículos porque soy muy perfeccionista. No me gusta escribir cualquier cosa. Hasta que no lo dejo bien plasmado y siento que he expresado lo que pensaba, no lo doy por finalizado».

Peña es también un ávido lector, una afición que comparte con otros futbolistas del Real Valladolid, como Marc Valiente. «Acabo de terminar un libro de Murakami que me dejó Marc, sobre las consecuencias de un seísmo en Japón en el año 1995 [‘Después del terremoto’]. También leo libros de fútbol, más prensa generalista que deportiva y últimamente me ha dado por la novela histórica. Acabo de acabar un libro de este tipo de Boris Izaguirre [‘Un jardín al norte’]. Leo un poco de todo: si veo a un compañero con un libro que me puede gustar, se lo pido».

Una visión diferente

Los artículos de Peña en ‘Banda reservada’ sintetizan parte de su experiencia profesional. Desde fuera, el mundo del fútbol parece la Arcadia soñada, pero el lateral recuerda que, por dentro, la impresión es otra: «Para nosotros, al final esto es una profesión, por mucho que se le quiera dar un componente pasional, de sentir los colores, de amor y demás. Nosotros vivimos del fútbol y, cuando un ‘hobby’ se convierte en un trabajo, todo cambia. Tienes la obligación de venir a entrenarte, de cumplir unos horarios, de estar siempre perfecto físicamente... Mucha gente diría: ‘es lo que sueño con hacer’, pero aquí también hay días malos. La visión de un futbolista profesional es muy diferente de la que se tiene fuera y también me gusta hacerla ver».

Los periodistas agradecen las comparecencias publicas de Carlos González Peña porque articula muy bien sus reflexiones. Sin embargo, él es consciente de que debe medir sus palabras. «A veces pienso que aburro un poco porque en el discurso no se puede decir siempre lo que uno quiere. Un mensaje puede ser malinterpretado. Si dijéramos todo lo que pensamos o todo lo que pasa en el vestuario, esto sería una caja de bombas y no podríamos convivir unos con otros», expone.

Peña entiende el papel de los medios de comunicación y sabe que los titulares de las noticias buscan muchas veces un enfoque ruidoso, lo que lleva a los futbolistas a mostrarse precavidos en sus declaraciones. «Al final, vosotros trabajáis para vender periódicos. Si todos los días se dieran noticias planas, sin mucha relevancia, la gente no los compraría. A todos nos llaman la atención las cosas resultonas, algo que destaque, y eso lleva a buscar el titular. Por eso digo que en el fútbol profesional, como en la vida, no se puede decir siempre lo que se piensa. Si todos saliéramos de los partidos exponiendo lo que sentimos, echando pestes de los compañeros, de entrenadores y de dirigentes, esto sería un desastre. Hay que ser comedidos. Los asuntos del vestuario se deben quedar dentro y por eso es muy importante el mensaje que nosotros transmitamos de puertas hacia fuera. Es lo que la gente va a leer y la impresión que tendrá de nosotros».

Otros blogs

La gran explosión de las redes sociales –y de servicios de ‘microblogging’ como Twitter– ha llevado a infinidad de deportistas a interactuar directamente con los aficionados. Sin embargo, los futbolistas con blogs más elaborados aún suponen una rareza. En el año 2007, Iñaki Bea y Borja Fernández estrenaron sendas bitácoras en la página oficial del Real Valladolid, cuando los dos formaban parte de la plantilla blanquivioleta y tras el brillante a ascenso a Primera División. Borja, actualmente en el Eibar, vierte ahora sus reflexiones en Feliz Vida.

«Jofre [Mateu] es también un apasionado de la escritura y de la lectura, por el trabajo de su mujer, directora de cine. Le he seguido en algunas cosas que escribe», recuerda Peña, en referencia al extremo zurdo que militó en el Real Valladolid entre los años 2010 y 2012 y con el que compartió vestuario. «Pero tampoco soy muy amigo de las redes sociales. Tuve Twitter un tiempo, pero luego lo quité porque creo que pocas cosas positivas se pueden sacar de ahí. Está la limitación de la brevedad del comentario [140 caracteres] y a veces se le concede demasiada importancia a lo que se lee en las redes sociales. No me gusta la ligereza con la que se habla, con la que se opina, se insulta y se tira cualquier trabajo. Creo que es un poco peligroso en ese sentido. Opinar está bien, es evidente, pero también hay que andarse con cuidado, a pesar de que la libertad de expresión tiene que ser primordial».

Peña se muestra muy respetuoso con las opiniones ajenas, aunque entiende que «siempre hay que encuadrarlas en un contexto». Eso vale para las ocasiones críticas: «Hay momentos en los que se respira cierto pesimismo, bien en comentarios, bien en crónicas o en opiniones respecto al equipo, por la situación en la que estamos, porque venimos de un descenso de Primera División o porque las cosas no salen como se esperaba o como se habían vendido. Creo que luego, con los años, todo se ve mucho más claro. Entonces diremos: ‘podíamos haberlo hecho de otra manera porque en ese momento no ayudamos mucho’.Yo pienso que todas las opiniones son respetables y aquí [en Valladolid] la prensa es bastante respetuosa en ese sentido. Personalmente, no tengo ninguna queja. Mientras no se falte el respeto, creo que todo funciona bien».

Escuela y campus

El blog de Peña va creciendo y genera interacciones. El lateral ha creado una escuela deportiva que lleva su nombre y este verano organizará un campus en Quintanar del Rey (Cuenca) dirigido a chicos y chicas de entre 6 y 16 años. Muchos de los interesados visitan ‘Banda reservada’, un nombre que resume en dos palabras la intención de la bitácora. «Yo soy jugador de banda, lateral, y con ‘reservada’ quería transmitir la idea de que es algo íntimo, propio, donde escribir mis ideas».

Los asuntos pegados a la actualidad blanquivioleta quedan fuera de las intenciones del blog: «No quiero hacerlo porque determinadas opiniones podrían no sentar bien. Me limito a ideas generales, del deporte y a pensamientos propios. Algunas cosas están relacionadas con lo que vivo, pero nada directamente con el Real Valladolid». Con ‘Banda reservada’, Peña ha encontrado un buen cauce para expresarse más allá del césped y de la sala de prensa. Conviene visitarlo de vez en cuando.