Real Valladolid

Recreativos Óscar González

  • El mediapunta bate su marca de goles en una temporada con un tanto de antología

Óscar González marcó ayer un gol de película de animación.

De Pixar Films, por ejemplo.

O tal vez fuese un tanto de videoconsola.

De PlayStation4.

De XBox One.

Óscar González sacó la varita de brujo en Huelva y convirtió el césped del Nuevo Colombino en un salón de juegos.

Recreativos Óscar González, podríamos llamarlo.

El gol tuvo un preludio: el salmantino taconeó una asistencia para el 0-1 de Roger Martí que ya estimuló los paladares más exquisitos.

Una ambrosía.

Una 'delicatessen’.

Fútbol 'gourmet’.

Pero solo fue el aperitivo.

Cuatro minutos más tarde, Óscar pulverizó a Sotres en dos toques.

Un control amortiguado con el pecho, de espaldas a la portería, para controlar un centro de Álvaro Rubio.

Una semichilena con la pierna izquierda que viajó como un misil balístico hacia la escuadra derecha del meta onubense.

Todo el universo blanquivioleta resonó con el 'big bang'.

Los hinchas saltaron de alegría. Los fans abrieron mucho los ojos.

Los aficionados profirieron todo tipo de interjecciones.

Los internautas se entregaron al ardor comunicativo de la Red.

Se activaron las cámaras de vídeo en iPhones y Androids para captar con detalle las repeticiones de La Sexta.

El sábado se animó en Twitter.

El golazo fue tendencia nacional.

Los retuits se sucedieron.

Algunas cuentas de Facebook entraron en ebullición.

Oh, ah.

Óscar González acababa de batir su mejor marca realizadora en una temporada.

La diana se recordará durante generaciones y que circulará 'ad infinitum' por los procelosos canales de YouTube, Instagram, Flickr, Tumblr y demás plataformas por venir.

Será uno de esos tantos que activan una sentencia repetida hasta la saciedad, pero que, aunque manida, no deja de encerrar una carga de verdad: «Si este gol lo marca Cristiano Ronaldo o Lionel Messi, da la vuelta al mundo y lo tenemos hasta en la sopa de los informativos».

Y, seguramente, muchos medios lo recogerán en sus resúmenes nacionales porque, a pesar de todo, la voraz televisión agradece siempre la espectacularidad del fútbol (aunque sea de Segunda División, oh sí).

Sin embargo, de aquí a dos días, el eco solo resonará en la galaxia pucelana, que ya nunca olvidará el manjar de Huelva.

Nadie le discute este año a Óscar González el papel de pichichi blanquivioleta.

La larga baja de Roger Martí llevó al mediapunta a tomar la bandera de los goles para paliar episodios de sequía ofensiva. Ahora, con el Pistolero de vuelta, la conjunción entre punta y mediapunta es perfecta.

Óscar divide sus mejores estadísticas este año entre los tantos que ha marcado (15) y las asistencias que ha dado a sus compañeros (10).

Ayer probó los dos néctares, pero, claramente, al salmantino le chiflan más los pases de gol.

«Me gusta más el taconazo del 0-1 que el gol del 0-2», dijo ayer Óscar en Huelva, lo que da idea de su generosidad y conciencia del papel encomendado sobre el campo.

El mediapunta prefiere el juego desequilibrante.

El envío encriptado entre líneas.

El toque punzante que desarbola a las defensas y que antecede a la explosión del gol.

¿Por qué no compartir la felicidad?

Y, sin embargo, el fútbol le premia a sus 32 años, con la campaña más fecunda como realizador. En la temporada 2011-2012, culminada con el ascenso a Primera División bajo la batuta de Djukic, Óscar brilló con 13 goles en la fase regular y otro más en el 'play-off' frente al Córdoba. Entonces no fue el máximo artillero blanquivioleta:un depredador llamado Javi Guerra anotó 20.

Óscar fabricó ayer una acción para que Roger marcara el 0-1 y luego quiso regalarle el 0-4 que no llegó. El valenciano se ofuscó a puerta vacía y no pudo aumentar las estadísticas asistenciales del mediapunta.

Hay otra frase repetida en el entorno de Zorrilla. Cuando Óscar funciona, el Real Valladolid funciona. Ayer quedó claro. El Real Valladolid pisa el acelerador y, con 65 puntos, adelanta a Las Palmas en la clasificación, después de que los grancanarios cayesen en Leganés. Sporting (69) y Girona (71) siguen por delante en la lucha sin cuartel por el segundo puesto. Quedan 15 puntos en liza y la gesta es difícil, pero el Pucela cuenta con un mago para seguir creyendo.

Se llama Óscar.

Óscar González.

Y marca goles de ensueño.