Real Valladolid

«Es fácil crear peligro a Las Palmas»

Iñaki Bea, en el vestuario de Las Palmas.
Iñaki Bea, en el vestuario de Las Palmas. / El Norte
  • Iñaki Bea, exfutbolista del Real Valladolid, entrenador y residente actualmente en Gran Canaria

  • El exjugador blanquivioleta ve al equipo de Rubi «más solvente atrás» que a su rival canario en la promoción de ascenso

Iñaki Bea (Amurrio, Álava, 1978) comenzó la temporada como lugarteniente de José Luis Mendilibar en el banquillo del Levante y tras la rápida destitución del técnico de Zaldibar se instaló en Gran Canaria para finalizar el curso de entrenador. El exfutbolista blanquivioleta ha seguido la campaña de Las Palmas, es un asiduo de los entrenamientos del conjunto amarillo y ha observado las virtudes y los defectos del rival del Real Valladolid en la promoción de ascenso que comenzará la próxima semana. Desde la isla, Bea analiza cómo se presenta el ‘play-off’.

–¿Cómo ve a Las Palmas?

–Es un rival complicado. Ha pasado una mala racha, pero ahora está bien. Desde la jornada 1 a la 41 ha sido muy similar a la hora de jugar. El problema que yo le veo es lo que sucede cuando pierde el balón: quiere apretar rápido y robar, pero a la línea de cuatro le cuesta acompañar a los mediocentros. El equipo se rompe, se generan espacios a la contra y muchos rivales lo han aprovechado.

–Son temibles en ataque y no especialmente fuertes en defensa.

–Es un equipo al que le gusta tener el balón. Ahí se siente cómodo. Cuando no lo tiene y el contrario hace un juego canalizado, no sufre. Optan por un repliegue no muy intensivo. El daño se le causa tras pérdida de balón. Tres o cuatro futbolistas hacen inmediatamente un ‘pressing’, pero otros tres, cuatro o cinco se protegen. Cuentan con recursos para hacer goles, pero no resulta difícil crearles peligro. El Valladolid tendrá ocasiones.

–¿A qué jugadores hay que prestar mayor vigilancia en ataque?

–Jonathan Viera está muy bien. Cuando juega a pie cambiado, cuando se encuentra en la izquierda, siempre busca el último pase y hay que tener cuidado con él. En el partido de Las Palmas, el Real Valladolid provocó muchos fueras de juego, pero cuando Jonathan Viera tiene el balón tal vez sea recomendable replegarse. Es muy rápido ejecutando, con mucha velocidad gestual, aunque a veces abusa de buscar demasiado el último pase. Araujo está muy bien otra vez y es mejor futbolista que cuando jugaba como referencia arriba. Ahora se mueve para que los centrales no le fijen. Hay que tener cuidado cuando se sitúa entre lateral y central. Es potente en el cuerpo a cuerpo y a veces es mejor no saltar con él de cabeza.

–¿Llega mejor Las Palmas que el Real Valladolid a esta eliminatoria?

–Para saber eso habría que estar en los dos vestuarios. A principio de temporada, yo veía a Las Palmas muy solvente. Luego, dejó de serlo. Yo hablaba con gente del equipo, cuerpo técnico y jugadores, y decían ‘no estamos bien’. Pero cuando menos solventes parecían, con la lesión de Nauzet, ganaron cuatro partidos seguidos y parece que están de nuevo en buena sintonía. Si tuviera que apostar ahora, no sabría qué hacer, pero el Real Valladolid demuestra una seguridad defensiva que Las Palmas no tiene y ahí se puede decantar la balanza. El Valladolid es más solvente defensivamente y tiene más capacidad para solucionar problemas atrás.

–¿Es importante el factor cancha?

–No sé hasta qué punto es positivo el hecho de jugar el segundo partido en casa como hará Las Palmas. No me parece importante. El Barcelona resolvió la eliminatoria de ‘Champions’ en el primer partido en su estadio. La Juve se puso 1-0 perdiendo en el Bernabéu en el choque de vuelta de la otra semifinal, pero sabía que el 1-1 le valía. Un 0-0 en casa en el primer partido parece que no es un buen resultado, pero puede ser un marcador muy bueno para la vuelta porque te vale cualquier empate.

–¿Qué le faltó al Real Valladolid en el choque en el estadio de Gran Canaria del pasado mes de abril?

–Desde mi punto de vista, y tratando de hacer una crítica constructiva, tener un poco más el balón. Las Palmas te lleva a un correcalles en las segundas partes. El Valladolid buscó en seguida las contras, no porque lo dijese el entrenador sino porque los futbolistas vieron los espacios. Se generaron huecos entre Javi Castellano y Hernán y, automáticamente, buscaron los envíos largos. Si consigues ponerte por delante, hay que tener más paciencia. No digo parar ni dormir el balón, pero sí llegar con más toques. Las Palmas cuenta con dos centrales buenos en el uno contra uno, fuertes y que van bien de cabeza. Saben manejar el área.

–Dígame, Iñaki: ¿le sorprendió que lo llamara Mendilibar como segundo entrenador para el Levante?

–No me lo esperaba, pero tampoco me pareció raro. Yo hablaba mucho con Toni [Ruiz, el preparador físico]. Luego, en el Levante, no tuvieron paciencia con nosotros y afrontamos un calendario muy complicado. Planteamos un trabajo muy bonito y el míster apostó por jugadores jóvenes. Lo de Roger ya estaba hecho con el Real Valladolid, pero si hubiera dependido de nosotros, habría jugado en el Levante. Me gustaría que Mendi contara conmigo cuando coja otro equipo. Creo que hablamos el mismo idioma futbolístico.

–¿Se imagina como segundo de Mendilibar en Zorrilla?

–Es una opción. Quién sabe lo que deparará el futuro...