Real Valladolid
Varas, uno de los héroes del último partido del Valladolid, aseguró tras quedar apeado de la promoción que ha sido durísimo.
Varas, uno de los héroes del último partido del Valladolid, aseguró tras quedar apeado de la promoción que ha sido durísimo. / G. VILLAMIL

Aires de cambio

  • La plantilla se despide de la temporada con una mezcla de autocrítica y tristeza y comienza a sonar el nombre de Mendilibar como sustituto de Rubi

La temporada del Real Valladolid llegó abruptamente a su fin en Las Palmas, donde previsiblemente acabará también la etapa de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ como entrenador blanquivioleta. Ni el presidente ni el director deportivo demostraron abiertamente un apoyo al técnico actual. Carlos Suárez delegó la decisión en Braulio Vázquez y este señaló: «Las decisiones hay que tomarlas en frío, no en caliente. Hay que analizar muchísimas cosas». Rubi apuntó en la sala de prensa del estadio de Gran Canaria que él se ve como entrenador la próxima campaña porque tiene contrato en vigor y está satisfecho con el trabajo realizado, a pesar de no haber logrado el ascenso, y recordó que se le fichó para conseguir el objetivo en un plazo de dos años, no en uno. Sin embargo, ya se ha comenzado a manejar un nombre en Zorrilla que puede ayudar a superar rápidamente la desilusión: el de José Luis Mendilibar.

En Las Palmas hubo jugadores que acabaron entre lágrimas, como el cedido Roger Martí, un ejemplo de compromiso, y que se despidieron el sábado del Real Valladolid. O Javi Varas, cuya continuidad en Zorrilla quedaba vinculada al ascenso del equipo a Primera. «No tengo ganas ni de pensar en eso. Quiero levantar la cabeza, ir a casa, ver a la familia, descansar. Durante el verano se valorarán todas las opciones. Para mí esto es muy duro. Yo venía para ascender al Valladolid. Es cierto que el equipo lo ha intentado, lo ha dado todo y cuando se da todo, no se puede reprochar nada, pero ha sido durísimo», declaró el portero sevillano.

Autocrítica y sensatez

Muchos jugadores también efectuaron autocríticas. Óscar González lamentó que el Real Valladolid ofreciese en la eliminatoria una versión tan poco contundente y censuró los elogios que recibió el equipo tras el choque de ida. «No confundamos intensidad con tirar a portería. Porque el pasado miércoles en Zorrilla, hubo mucha intensidad, pero poco disparar a puerta. Escuché entonces que habíamos jugado de manera increíble y todo era muy bonito. No, no. Seamos sensatos. El otro día tiramos tres veces, tampoco hubo muchísimas ocasiones, y en Las Palmas solo pusimos tres o cuatro centros».

El resumen de la temporada que efectuó Óscar González desprendió amargor. «Al final, los partidos son ocasiones y goles. En Leganés nos matasteis, por decirlo así, y tuvimos seis oportunidades claras antes de que marcara el Leganés. No es todo como parece, ni tan bueno ni tan malo. En muchos partidos hemos tenido ocasiones que no materializamos y esto nos ha costado empates en una época. En otra fase de la temporada, marcábamos cada vez que llegábamos y en otra, nos faltó gol, juego y muchas cosas», subrayó el mediapunta con su franqueza habitual. Óscar ve claro su futuro: «Seguiré aquí porque tengo contrato, es el club de mi vida y quiero subir a Primera. A la afición le digo que coja fuerzas. El año que viene lo intentaremos de nuevo».

Carlos González Peña también expuso sin ambages su visión de la eliminatoria y de la temporada. «Nos faltó generar ocasiones en los dos partidos, especialmente en la ida cuando mostramos superioridad. Haber ganado el primer encuentro habría creado más ansiedad a Las Palmas. No lo conseguimos y jugar tantos minutos en inferioridad marcó nuestro destino. Pienso que ahí no estuvimos listos. Hubo entradas duras de jugadores que ya tenían una tarjeta. Hay que saber medir estas circunstancias en este tipo de partidos y jugar con la cabeza fría. Hay momentos para entrar con dureza, pero en otros hay que frenarse y no lo hicimos. Se nos ha acusado de ser un equipo blando durante todo el año y en estos partidos nos sobrepasamos un poco», consideró el lateral zurdo.

«La campaña es un fracaso»

Para Peña, la campaña del equipo blanquivioleta «es un fracaso, porque el Valladolid está diseñado para ascender a Primera División y no lo ha conseguido». «No se ha cumplido el objetivo marcado al inicio de la temporada. Unos equipos lo logran y otros no. Nosotros no lo hicimos. Ahora, cada uno resolverá sus situaciones personales como pueda. El vestuario se queda triste porque teníamos ilusión y buenas sensaciones tras el partido de ida. Es un momento difícil para todos».

Pero en el estadio de Gran Canaria también hubo críticas para los arbitrajes que padeció el Real Valladolid durante toda la eliminatoria. Braulio Vázquez prefirió morderse la lengua, pero no pudo ocultar un monumental enfado.

«Es complicado. Si digo lo que pienso, probablemente me inhabiliten para tres meses. Al final, nos volvimos a quedar con nueve jugadores. La expulsión de Hernán Pérez es clamorosa, una vergüenza. Ya veis cómo nos pitan en casa y cómo nos pitan fuera. El equipo ha competido, pero es muy difícil hacerlo contra un rival como Las Palmas si pierdes a cuatro futbolistas. A ellos no les expulsaron a ninguno. David Simón agredió a uno delante del árbitro [en el choque de Zorrilla] y no pasó nada. No quiero que suene a excusa, pero vosotros lo habéis visto. Juzgadlo vosotros», dijo el director deportivo a los periodistas.

Para Braulio, el cierre de la temporada blanquivioleta supone «una decepción». «La palabra fracaso no me gusta. En el ‘play-off’ nos hemos enfrentado dos equipos que, a priori, estaban diseñados para subir. Al final, uno de los dos tiene que caer».

Ahora, el director deportivo se ve obligado a diseñar otro proyecto para luchar por el ascenso la campaña que viene y tendrá que anunciar si lo hará con un nuevo entrenador en el banquillo. Es la opción más probable para devolver la ilusión a una hinchada dolida que ya mostró su desafección con el técnico actual. Ahí aparece el nombre de José Luis Mendilibar, el artífice del meteórico ascenso pucelano en 2007. El Real Valladolid de Rubi nunca despuntó durante la competición y la temporada del Real Valladolid acabó en fiasco. Toca renovarse.

Temas