Real Valladolid

real valladolid

Suárez, contra los amaños

Carlos Suárez, tras consumarse el descenso del Real Valladolid en mayo de 2014.
Carlos Suárez, tras consumarse el descenso del Real Valladolid en mayo de 2014. / Henar Sastre
  • El presidente del Real Valladolid, cuyo papel ha sido clave en el caso Osasuna, declaró ante el juez que Real Madrid y Barcelona pudieron cobrar del club pamplonés por dejarse ganar en el año 2009

El Real Valladolid se ha convertido en un importante aliado de la Liga de Fútbol Profesional en la lucha contra los amaños de partidos y ha sido clave para que detonase el denominado caso Osasuna. El presidente blanquivioleta, Carlos Suárez, compareció como testigo ante el juez Fermín Otamendi el pasado 11 de junio en Pamplona y declaró en sede judicial: «Estaba decidido a echar una mano al presidente [Javier Tebas] porque me habían descendido tres veces por amaños», según recoge el sumario y publicó ayer ‘Diario de Noticias’.

El juez Otamendi investiga las noticias que llegaron a oídos de los responsables del Real Valladolid y que pusieron en conocimiento de la Liga al término de la temporada 2013-2014, en la que Osasuna pagó supuestamente 250.000 euros al Espanyol por pactar un empate en la penúltima jornada, 400.000 euros al Betis para que venciese al Real Valladolid y 250.000 para que el equipo sevillano se dejase ganar por el navarro en la última jornada del campeonato.

Otamendi revisó los teléfonos móviles de Carlos Suárez y de Alberto Marcos, exdirector deportivo blanquivioleta, que también fue citado como testigo en el juicio el pasado lunes 15 de junio. El futbolista de Osasuna Sisi González, que jugó con anterioridad en el Real Valladolid, mantuvo un intercambio de mensajes con Alberto Marcos, pero no fueron aportados durante el juicio ya que Marcos explicó que le robaron el teléfono después de que se produjera el contacto. En el sumario sí figura el siguiente intercambio de ‘whatsapps’ entre Suárez y Marcos, que tuvo lugar entre el 2 y el 11 de mayo de 2014, según publica ‘Diario de Navarra’.

Suárez: ¿Has sabido algo del Sergio García sinvergüenza ese?

Marcos: En ello estoy. Me dicen que hay más metidos. Entre ellos Casilla [portero del Espanyol]. Ya te cuento. Mucha mierda, hablaré con Óscar, pero yo delante.

Suárez: Qué fuerte. Hay que intentar pillar a estos golfos, todo lo que podáis grabadlo.

Marcos: Se está complicando la última jornada. Osasuna ha pactado el empate, va a pagar. Y se ha dejado mucha tela para nuestro partido.

Suárez: Me lo ha dicho Tebas. Dos millones.

La agencia de detectives, Grupo Gesterec, contratada por los presidentes del Granada, Quique Pina, y del Real Valladolid, con la connivencia de Javier Tebas, presidente de la Liga, espió al jugador del Espanyol Sergio García entre el 6 y el 15 de mayo de 2014, los días previos y posteriores al partido Espanyol-Osasuna, sobre el que hay indicios de amaño.

El Real Valladolid descendió al final de la competición y el dinero empleado por Osasuna tampoco le evitó caer a Segunda.

Carlos Suárez también habló de otras temporadas durante su testimonio en el juicio. En la campaña 2008-2009, el entonces presidente de Osasuna, Patxi Izco, le llamó para proponerle un enjuague, después que el conjunto pamplonés se salvase contra todo pronóstico al ganar en las últimas jornadas al Real Madrid y al Fútbol Club Barcelona. «Yo le dije a Valdano [del Real Madrid] que se decía que el presidente de Osasuna, entonces Izco, les había dado dos millones de euros. A Izco le adoro, pero como yo había vendido a Sergio Asenjo por 7,5 millones y él tenía pérdidas, me ofreció la posibilidad de presentar una factura de 4 millones. Así nosotros no teníamos que pagar impuestos, a él se le retrocedía la factura al año siguiente y cuadraban las cuentas. Le dije: ‘mira, Patxi, creo que sé por qué me lo estás pidiendo y parece mentira, con lo que te quiero, que esto me lo pidas a mí, aquí tienes mal asunto’. Osasuna era un equipo que estaba muerto y en, aquel momento, ganó a Madrid y Barcelona y nosotros estuvimos a punto de descender. Lo primero que pensé fue, encima me pides que te ayude a cubrir las golfadas».

El juez Fermín Otamendi pidió a Carlos Suárez más detalles sobre ese ofrecimiento que recibió de Patxi Izco, según figura en esta parte del sumario, publicada ayer por ‘Diario de Noticias’.

«Es algo bastante habitual en el fútbol, ¿vale? Cuando uno da pérdidas y otro da beneficios, pues para compensar me quedo con estos jugadores para una opción de compra. Es una trampita que se hace, no quiere decir que Izco me lo dijera porque hubiera necesitado cubrir lo que se rumoreaba: que habían primado al Madrid y al Barcelona, yo ahí si que no lo puedo decir. Él tiene cuatro millones de pérdidas: dos y dos [supuestamente dos de un pago al Real Madrid para asegurarse la victoria y otros dos de pagos al Barcelona para el mismo objetivo]. Y él me presentaba una factura. Al tener un ingreso, su pérdida se compensa. Yo tengo 5,5 millones de beneficio y al recibir una factura y bajar mis beneficios, evito pagar impuestos y él se evita las pérdidas. Al inicio del ejercicio siguiente, se produce una anulación de esas facturas o no sé cómo hubiera querido hacerlo. Muchas veces yo te compro la opción de estos dos jugadores y luego al final no la ejerzo, entonces tú ya me retrotraes la operación y así compensa». El juez Otamendi preguntó a Suárez: «¿Es habitual esto? El presidente del Real Valladolid respondió: «Creo que se da, nunca lo he hecho».

Javier Tebas declaró ayer sobre esta implicación de Real Madrid y Barça: «No tengo datos y no considero que esos partidos con equipos como Real Madrid y Barcelona pudiesen tener una predeterminación», informa Ignacio Tylko.

Los futbolistas del Real Valladolid también recibieron una prima de 150.000 euros de Osasuna al final de la temporada 2012-2013, según la declaración del exgerente Ángel Vizcay, cuya confesión sirvió como gran detonante de la investigación. El club rojillo destinó esa cantidad para asegurarse que el Real Valladolid ganase entonces al Deportivo, algo que el conjunto blanquivioleta necesitaba en cualquier caso en su lucha por la salvación. Suárez explicó en el juicio que indagó en el vestuario de Zorrilla: «Las respuestas fueron con evasivas. Los dos capitanes me dijeron que no, que les extrañaba porque a nosotros nos iba mucho. Me dijeron que intentarían averiguarlo y, luego, cuando he preguntado otras veces, no me dijeron que no, con lo cual no sé si realmente pudo ser así o no. No me lo han negado con contundencia. Yo les dije que lo investigaran y, ya le digo, no me han respondido».

A preguntas del fiscal, Suárez indicó: «No me extrañaría nada que hubieran cobrado por ganar porque yo no les pagaba primas».