Real Valladolid

fútbol

Pólvora mojada en el Real Valladolid

Rodri se lamenta en el Real Valladolid-Alcorcón de la segunda jornada
Rodri se lamenta en el Real Valladolid-Alcorcón de la segunda jornada / Gabriel Villamil
  • El equipo blanquivioleta solo ha disparado seis veces a puerta en las cuatro primeras jornadas, la cifra más baja de toda la Liga Adelante

La correlación está clara: para ganar partidos hay que marcar goles y para marcar goles se necesita disparar a la portería contraria. Al Real Valladolid entrenado por Gaizka Garitano le cuesta horrores probar a los guardametas rivales. Las cuatro primeras jornadas de la Liga Adelante apuntan un dato que, de consolidarse como tendencia, resultará muy preocupante: este Pucela todavía en fase de ensamblaje no llega a efectuar de media ni dos tiros a puerta por partido. El equipo de Garitano vive prolongados periodos de sequía ofensiva y los porteros adversarios no sufren apuros.

Las estadísticas compiladas por la empresa Opta Sports en la web oficial blanquivioleta reflejan únicamente seis disparos del Real Valladolid entre los tres palos rivales hasta la fecha, la cifra más baja de los 22 equipos que conforman la Segunda División. El Numancia, con 24 lanzamientos a portería, lidera la lista de escuadras con más puntería. Ningún conjunto de la categoría ha disparado menos de diez veces a puerta en los cuatro primeros partidos... excepto el Real Valladolid.

Las seis detonaciones pucelanas en las porterías contrarias se pueden enumerar rápidamente: un cabezazo de Marcelo Silva y un latigazo lejano de David Timor en el primer partido ante el Córdoba; los goles de Juan Villar y Óscar González frente al Alcorcón; un fogonazo de Óscar a los 33 segundos del choque contra la Ponferradina; y el mano a mano que convirtió en gol Juan Villar en el último enfrentamiento con el Bilbao Athletic. Fuera de aquí, los porteros rivales han visto pasar otros 20 lanzamientos pucelanos más o menos cerca, pero nunca entre los 17,86 metros cuadrados que deben cubrir para evitar los goles.

26 lanzamientos totales

El Real Valladolid suma hasta la fecha 26 lanzamientos totales. Juan Villar destaca entre los jugadores más activos, dentro de la sequía generalizada que padecen los blanquivioleta. El extremo-delantero onubense ha intentado ocho andanadas, de las cuales dos fueron entre los tres palos con tremenda eficacia. Villar ha marcado dos goles que le convierten en el pichichi blanquivioleta en este inicio del campeonato. El segundo futbolista del Pucela que más ha buscado la portería rival es un defensa central: Marcelo Silva, con cuatro intentos, de los cuales uno (ante el Córdoba) acabó en las manos de Razak. El portero del equipo andaluz estuvo a punto de pifiarla en un envío de Guzmán que se le escapó de las manos y finalizó en saque de esquina. La estadística no contabiliza esta acción como tiro a puerta, sino como centro al área.

Timor ha intentado tres disparos lejanos (dos ante el Córdoba, uno frente al Bilbao Athletic) y es el tercer jugador del Real Valladolid en número de ocasiones totales. Óscar González ha efectuado dos disparos a puerta (marcó ante el Alcorcón) y Alfaro también ha intentado dos lanzamientos, aunque se marcharon desviados. Han buscado el gol sin puntería en una única ocasión Álvaro Rubio, Guzmán Casaseca, Pedro Tiba, Rodri Ríos, Diego Rubio y Caye Quintana.

Goles

De los futbolistas que han ocupado la posición de delantero centro en el Real Valladolid en los cuatro primeros partidos, solo Juan Villar ha evidenciado acierto. El onubense marcó el gol de la victoria ante el Bilbao Athletic (1-0) como ‘nueve’. El otro tanto logrado por Villar llegó ante el Alcorcón, pero cuando ya ocupaba la demarcación de extremo derecho. Rodri Ríos no ha logrado rematar a puerta en los 150 minutos que ha permanecido sobre el césped y tampoco han embocado disparos entre los tres palos Diego Rubio en los 33 minutos que disputó ante la Ponferradina, ni Caye Quintana en la jornada inicial frente al Córdoba (26 minutos). Los dos suplentes sí buscaron hacer daño en ataque, pero sus lanzamientos (uno cada uno) no encontraron los marcos rivales.

El reto para el Pucela pasa por finalizar más jugadas de ataque (solo Tenerife y Llagostera suman menos lanzamientos totales que los blanquivioleta con 24 y 25 respectivamente) y, sobre todo, recuperar la puntería. Seis tiros a puerta en cuatro partidos resulta un bagaje muy pobre.