Real Valladolid

real valladolid

El gusto por la pelota de Miguel Ángel Portugal

Miguel Ángel Portugal, en la sesión de entrenamiento del Real Valladolid del pasado miércoles
Miguel Ángel Portugal, en la sesión de entrenamiento del Real Valladolid del pasado miércoles / Ricardo Otazo
  • El técnico blanquivioleta reclama a sus jugadores la posesión del balón, una constante de su trayectoria en los banquillos

«Miguel Ángel Portugal es una persona con un trato exquisito», expone el exfutbolista Gonzalo Colsa, quien estuvo a las órdenes del nuevo técnico del Real Valladolid en el Racing de Santander. «Es una persona supereducada, que llega al jugador desde la calma, la tranquilidad y la cercanía. Creo que tiene un perfil idóneo para situaciones como la que atraviesa ahora el Real Valladolid», añade Colsa, quien también vistió la camiseta blanquivioleta en la campaña 2002-2003.

«Creo que va a dar al Real Valladolid un toque de experiencia y de buen gusto en el trato con la pelota», observa el entrenador Onésimo Sánchez, quien conoció a Miguel Ángel Portugal en el vestuario de Zorrilla durante la temporada 1987-1988, los dos como jugadores del Pucela. «Va a hacer que el equipo sea importante con el balón», añade el preparador vallisoletano.

Colsa y Onésimo apuntan dos de las virtudes que Portugal ya ha empezado a desarrollar como nuevo técnico del Real Valladolid. Después de la primera toma de contacto del miércoles por la tarde, el entrenador burgalés ofreció el jueves las primeras pinceladas tácticas a los jugadores en dos sesiones a puerta cerrada.

El primer mandamiento está claro: reclamarás la pelota sobre todas las cosas. «Uno de los últimos comentarios en el entrenamiento ha sido que no debemos tener miedo a pedir el balón, a tenerlo. Quiere gente alegre y con ganas de demostrar lo que vale, no jugadores que se escondan», apuntó el jueves Javi Chica tras la sesión de entrenamiento matinal. «Garitano es un entrenador que nos hacía jugar más largo, le gustaba el fútbol directo y parece que Miguel Ángel [Portugal] prefiere jugar el balón y salir desde atrás. Son estilos totalmente opuestos. Esperemos que este sí sea nuestro perfil y salgamos adelante», añadió el lateral derecho blanquivioleta.

Si algo distingue a Miguel Ángel Portugal es su carácter de hombre tranquilo y refractario a los excesos verbales. «No le verás haciendo aspavientos, ni perdiendo las formas, ni pegando gritos. Es un tío muy cercano, educado, que transmite su mensaje con claridad y de forma tranquila. Cuando se habla del carácter de un entrenador, yo siempre pienso que el carácter deben tenerlo los jugadores», subraya Gonzalo Colsa, quien en la actualidad forma parte del cuerpo técnico del Racing de Santander a las órdenes de Pedro Munitis en Segunda División B.

El esquema favorito de Miguel Ángel Portugal es el 4-4-2, pero su estilo ha experimentado variaciones y también ha sabido adaptarse a las condiciones de las plantillas que ha entrenado. Gonzalo Colsa recuerda el 4-4-1-1 que empleó en la primera época en el Racing, donde la delantera que formaban Nikola Zigic (2,02 metros) y Pedro Munitis (1,67 metros) obligó a variar el estilo. «Aquel año empezamos combinando mucho, pero al final vimos que lo mejor era lanzar al ‘grande’ [Zigic], un tío que las bajaba todas, y utilizar las caídas [de Munitis a las bandas]. Yla verdad es que nos fue muy bien».

Portugal llegó al Racing de Santander en el verano de 2006 tras dirigir al Real Madrid Castilla la campaña anterior. De la cantera blanca llegó con la idea de utilizar extremos muy abiertos, pero en el club cántabro optó por dos líneas de cuatro muy juntas, según recuerda Gonzalo Colsa.

Antes de iniciar su trayectoria como técnico, Miguel Ángel Portugal coincidió con un joven Onésimo Sánchez en Zorrilla. Onésimo comenzaba su carrera profesional como futbolista y Portugal se despidió, castigado por las lesiones, tras jugar con el escudo del Pucela los tres últimos partidos de su carrera.

«Era un centrocampista con talento, un tío muy comprometido y muy buen compañero. Jugó muy poco por las lesiones, pero mantenemos muy buena relación», rememora Onésimo, quien también efectúa un análisis sobre la reciente destitución de Gaizka Garitano como técnico blanquivioleta. «Conozco mucho el club y el entorno del Real Valladolid y me atrevo a decir que los jugadores están dolidos porque saben que el míster no era el único culpable. A veces las cosas no salen y se rompe la cuerda por ahí, pero desde luego no es el único culpable. Ellos estarán pensando en sacar adelante la situación y saben que no han tenido suerte. El fútbol, al final, también es fortuna. La labor del nuevo entrenador es inculcarles sus conceptos, pero sobre todo hacerles ver algo que pensamos todos: que son bastante mejores de lo que están demostrando».

En el Racing, Gonzalo Colsa vive ahora tiempos difíciles, con el equipo situado en el duodécimo puesto del Grupo I de Segunda B. «La necesidad es la misma que en el Real Valladolid, pero es imposible subir en dos meses. Todo el mundo debe tener tranquilidad y saber que esto es muy complicado. Hay tiempo, para nosotros y para el Real Valladolid, de dar la vuelta a la situación y estar arriba», apunta. Onésimo Sánchez también es optimista: «Sopesando toda la plantilla, hay equipo para pelear de la mitad hacia arriba. Debería estar prohibido echar a un entrenador en la novena jornada, pero ahora toca hacer borrón y cuenta nueva».