Real Valladolid

desde la banda

Mi pie izquierdo

Hay una tendencia a querer apoderarse del centro en el panorama político. Incluso Pablo Iglesias ha pasado de querer asaltar el cielo y convertir a España en la Venezuela europea a declararse fan del Papa y socialdemócrata de toda la vida. No hay vida fuera del centro. En el fútbol no pasa lo mismo. La banda es donde se viven quizá los duelos más bonitos de un partido de fútbol. Dos contra uno creando superioridades o llegar a la línea de fondo son los ejercicios que más entrenan los jugadores. Extremos a banda cambiada o jugando en posición natural es uno de los debates más habituales en las tertulias.

Ya he dicho en alguna ocasión que yo no sé de fútbol. Soy terriblemente malo jugando y nunca he tenido un entrenador que me enseñe determinadas cosas. Pero me gusta. Y no puedo hablar de tácticas, pero sí de sensaciones. Por eso nunca he hablado mal de un entrenador o de un planteamiento. Y nunca he criticado a ningún jugador. Pero llevo un tiempo con una sensación que hoy quiero poner a debate.

El Valladolid juega mejor sin Mojica. Y punto. Esa es mi sensación. El Valladolid se ha convertido en un equipo de izquierdas cuando juega claramente mejor por la derecha. Es como Daniel Day-Lewis en ‘Mi pie izquierdo’ que solo podía usa su pie izquierdo. Cuando el colombiano está en el campo, parece que el terreno de juego está inclinado a la izquierda y sólo se puede jugar por allí. Y quizá hubo un tiempo en que eso funcionase. Nuestro 3 era un desconocido y supimos explotar su velocidad. Pero Mojica es un jugador limitado técnicamente que se empeña en hacer lo que no sabe. Y alguna vez le sale, pero la mayoría de las veces nos convierte en un equipo ineficaz. Cuando él no está jugamos con más equilibrio entre las dos bandas, además de hacer otro tipo de juego más eficaz que nos hace mejor equipo.

No dudo de su implicación, aunque a veces piense que juega para él y para seguir siendo convocado por su selección. Incluso creo que es útil en algunos momentos y que puede ser un buen jugador cuando juguemos a la contra. Pero si queremos jugar al fútbol me sobra. Al fútbol se puede jugar mejor con diez que once, pero cuando lo hace Mojica jugamos sin los dos jugadores de la derecha y Helenio Herrera no dijo nada de jugar con nueve.