Real Valladolid

fotogalería

Ángel se va de su marcador, Trigo. / H. SASTRE

Un Promesas mutilado cede ante el Logroñés su primera derrota en casa

  • Una cesión comprometida al portero juvenil Sergio provocó el único gol riojano, que los de Borja Jiménez no supieron contrarrestar en los siguientes ochenta minutos

Una cesión comprometida al portero juvenil Sergio, titular hoy con el Valladolid B, provocó a los diez minutos del inicio del encuentro el gol que supuso la primera derrota del filial pucelano en casa en lo que va de Liga. Carlos Fernández, un '9' por el que pasaron casi todos los balones del ataque del Logroñés, se encontró con el balón mal detenido con el pie por Sergio y, casi de rebote, lo mandó al fondo de la red. Fue la jugada decisiva de un encuentro en el que los de Borja Jiménez no encontraron la forma de contrarrestar esta tempranera ventaja del equipo riojano, a pesar de una aceptable segunda parte en la que tuvo ocasión, al menos, de empatar.

Ya a la desesperada, Dani Vega buscó un disparo, a diez minutos del final, que atrapó sin mucho problema Miguel Martínez. Chevi, por parte riojana, dió un minuto después la réplica con un tiro similar que no tuvo problemas para atajar Sergio. Pero la mejor ocasión de la segunda parte para los locales estuvo en la cabeza de Iván Casado, en el minuto 80. El defensa remató un córner con superioridad por alto pero el balón rebotó en algún defensa y no entró. Algo parecido a lo que le había ocurrido el pasado sábado a Manu del Moral frente al Leganés.

Toni, agresivo

Fue el encargado de iniciar las jugadas a balón parado. Los saques de esquina y las faltas. Y de rentabilizar su habilidad en el área. Pero fue en el minuto 30 cuando arrancó el primer ¡oooooh! sentido de la grada. Una falta cerca del área rival, desde la derecha. Y el extremo izquierdo lanzó un balón cruzado que repelió el poste. Hubiera sido el empate. 17 minutos después, ya en el descuento de la primera parte volvió a intentarlo desde el centro, también sin fortuna. Hubiera sido un gran partido del extremo de haber conseguido un gol, pero le ocurrió lo mismo que al resto del equipo.

El portero juvenil Sergio, por su parte, enmendó a lo largo del encuentro el error del minuto 10. Cuatro minutos después de encajar el gol hizo su primera parada de mérito. En el minuto 28 sacó fuera un disparo alto de Titi y en otra ocasión en la segunda parte le amargó la posible tarde goleadora a Carlos Fernández a quien detuvo una vaselina cuando se quedó solo frente al meta local. Carlos Fernández había desperdiciado también una oportunidad de matar e encuentro en un remate la que no llegó por la izquierda.

El Promesas, mutilado por las demandas del primer equipo, concedió así, ante más de trescientos espectadores, su primera derrota en los Anexos, que le puede relegar a los puestos de descenso en función de los demás resultados de la jornada.

Temas