Real Valladolid

desde la banda

Match Point

'Match point' es una película de Woody Allen que trata el tema de cómo la fortuna guía los acontecimientos de nuestra vida. La introducción de la película tiene una voz en off que dice la siguiente alocución: "Aquél que dijo 'más vale tener suerte que talento', conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a reconocer que gran parte de la vida depende de la suerte, asusta pensar cuántas cosas escapan a nuestro control. En un partido de tenis hay momentos en que la pelota golpea con el borde de la red, y durante una fracción de segundo puede seguir hacía delante o hacía detrás. Con un poco de suerte sigue hacia delante y ganas, o no lo hace y pierdes."

Esa es la vida y siempre nos estamos preguntando qué habría pasado si... Esta misma temporada nos hemos preguntado cómo estaríamos si no hubiera fallado Mojica un penalti en el noventa y dos o no nos hubieran remontado un cero a dos o no nos hubieran expulsado a tantos jugadores a principio de temporada. La vida es eso que te sucede mientras haces planes. Solo hay que prepararse para que la suerte no sea siempre un factor influyente.

El caso es que hay gente que achacaba a la fortuna la victoria en Zaragoza. No en vano marcamos dos goles con un tiro a puerta. Pero un breve análisis de lo que ha sido el Real Valladolid esta temporada nos dice que el equipo solo ha jugado bien cuando tenía el marcador en contra y no tenía nada que perder. En Zaragoza marcamos en el minuto tres con un gol de fortuna, sí, pero el equipo jugó los ochenta y siete minutos restantes sin el miedo de otras ocasiones. Nos pitaron un penalti que no fue, es verdad, pero supimos marcarlo y aguantar los cuarenta y tres minutos restantes sin pasar mayor agobio.

Decía Einstein que él quería que la inspiración le viniese cuando estaba trabajando. Eso nos pasó el pasado domingo. El equipo tuvo suerte, pero indudablemente la estaba buscando. Negar que hay mucho que hacer y mejorar es tan absurdo como negar que el equipo tiene otro espíritu. Lo que nunca sabremos es cómo estaríamos si la pelota hubiera pegado en la red y hubiera caído en el otro campo a principio de temporada.