Real Valladolid

real valladolid

Djukic gana la batalla pendiente en los tribunales

Miroslav Djukic, durante un partido de la Liga Europa con el Valencia en 2013
Miroslav Djukic, durante un partido de la Liga Europa con el Valencia en 2013 / J.J-AFP
  • El TSJ estima el recurso del técnico serbio, que cobrará las cantidades que el club no le pagó tras su marcha

Miroslav Djukic ha salido victorioso de su litigio judicial con el Real Valladolid. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ) ha fallado a favor de los intereses del técnico serbio y en contra de los del club blanquivioleta. Según la sentencia emitida por la Sala de lo Social, Djukic y sus dos ayudantes tendrán que percibir las cantidades pendientes por el último mes de trabajo en el Real Valladolid y las primas de permanencia pactadas con la entidad.

La sentencia del TSJ, avanzada ayer por el portal web SportYou, estima el recurso de Djukic y sus ayudantes (el segundo entrenador Ray Henric-Coll y el preparador físico Dejan Ilic), y corrige el fallo del Juzgado de lo Social número 4 de Valladolid.

En esta primera instancia, el juez adoptó un acuerdo que no satisfizo a ninguna de las partes. Por un lado, desestimó la principal reclamación del Real Valladolid, que solicitaba al técnico una indemnización de 375.012 euros por la temporada que no cumplió en Zorrilla tras marcharse al Valencia. Por otro, y de manera salomónica, condenó al club a pagar al entrenador serbio y sus ayudantes las mensualidades de mayo de 2013 (31.251 a Djukic; 8.125,50 a Henric-Coll; y 6.250 euros a Ilic) y la prima de permanencia (50.000 al primer entrenador y 15.000 a cada uno de sus dos ayudantes), pero impuso al cuerpo técnico el pago al Real Valladolid de esas mismas cantidades en concepto de indemnización (correspondientes a junio de 2013 en el caso de las mensualidades) por su marcha anticipada.

En resumen, ninguna parte percibía un euro de la otra.

Djukic recurrió y ahora el TSJ le da la razón. Él y sus ayudantes recibirán las cantidades pactadas por las mensualidades pendientes y las primas de permanencia, con las cifras anteriormente citadas. «Es lo normal porque el Real Valladolid mantuvo la categoría con nosotros y lo justo era que cobrásemos el premio por dejar al equipo en Primera División», manifestó ayer el técnico serbio.

«Para mí es embarazoso porque realmente estuvimos muy bien allí. Hicimos un buen trabajo y nos sentimos muy acogidos en la ciudad y en el club. Al final, tuvimos que ir a juicio. No tiene mayor trascendencia para mí porque he quedado bien con todos, con el club, con la afición y con el presidente. Vemos esta sentencia normal y lógica», añadió.

El servicio jurídico del Real Valladolid estudiará «en profundidad» el fallo del TSJ y «hasta que no se emita un informe, no habrá reacciones públicas y judiciales», según comunicaron fuentes del club. Aunque el Tribunal Supremo es la última vía para agotar el caso, los abogados de la entidad blanquivioleta ven difícil recurrir esta sentencia por «cuestiones técnicas».

Miroslav Djukic firmó por tres años con el Real Valladolid en la temporada 2011-2012, campaña en la que logró conducir al equipo a Primera División tras acabar en tercera posición y eliminar en el ‘play-off’ al Córdoba y al Alcorcón. En la temporada 2012-2013, certificó la permanencia del Real Valladolid en la élite a falta de cuatro jornadas para el final del campeonato. Fue entonces, cuando decidió aceptar la oferta del Valencia a razón de 1,6 millones por cada una de las dos temporadas comprometidas y no cumplir el último año en Zorrilla. El club che le despidió seis meses más tarde.

El Real Valladolid demandó al técnico y a sus ayudantes, pero una cláusula en el contrato que firmó en 2011 permitía romper el acuerdo a las dos partes, como quedó acreditado en la sentencia del Juzgado de lo Social número 4. Durante el juicio, Carlos Suárez y Miroslav Djukic se reencontraron con una actitud cordial. «Sí, la relación es muy buena. Recordamos los tiempos que pasamos juntos. Fue muy bien. No hay ningún problema», dijo ayer Djukic.

El entrenador serbio no se arrepiente de haber salido del Real Valladolid para acometer un proyecto en el Valencia que se frustró a los seis meses con su despido. «Era una ocasión que no podía desaprovechar. Luego, las cosas salieron como salieron, pero nunca se sabe. Como persona y como profesional, pienso que mi obligación era probar suerte en un club grande como el Valencia».

Posteriormente, Djukic se hizo cargo del Córdoba en la temporada 2014-2015. Fue despedido tras 19 partidos de Liga en el banquillo del equipo andaluz. Ahora, vive en su casa de Valencia mientras valora nuevas ofertas.

«Tampoco hay que lanzarse a todo lo que sale. Realmente me gustaría empezar un proyecto a partir de junio, aunque nunca se sabe que saldrá. Me gustaría ir a un sitio donde se pueda trabajar desde el principio, que es cuando mejor salen las cosas», apunta.

Sigue al Real Valladolid

El técnico serbio sigue desde Valencia las vicisitudes de su exequipo. «No está en la situación deseada. Debería estar luchando por subir a Primera, pero las diferencias no son insalvables entre los equipos de arriba y los de abajo. Realmente pienso que cuenta con una buena plantilla y que su sitio está en la lucha por volver a la élite».

A pesar de su marcha unilateral y el litigio judicial posterior, Miroslav Djukic no descarta un posible retorno a Zorrilla en el futuro. Hasta la fecha, es el último entrenador que ha triunfado en el banquillo blanquivioleta. «Para mí, el Real Valladolid siempre es una opción. Estuve encantado allí, muy cómodo. No dependería solo de mí, pero yo no cierro las puertas».