Real Valladolid

desde la banda

El robo del draft

La NBA es la competición de baloncesto envidiada por todos los organizadores de ligas de cualquier deporte del mundo. No solo están llenos los campos jornada tras jornada, sino que son los que mejor venden su liga al exterior. Pretemporada, Liga Regular y Play Off son seguidos en todo el mundo con mucho interés. Y por supuesto el Draft. El draft es esa elección de derechos de jugadores que hacen los equipos y cuya intención es igualar la liga (básicamente eligen primero los peores equipos de la temporada anterior) y que con el paso del tiempo del tiempo todos los equipos tengan las mismas posibilidades.

Pero no quiero hablar de imponer un sistema de Draft en la liga española. No. Hay una figura que se llama el draft robado y que es aquel jugador al que eligen en una posición muy atrasada de la lista (con las ventajas que eso supone en el coste laboral del jugador) y que sin embargo da un rendimiento con números de una primera ronda.

Los equipos tienen ojeadores que en un deporte tan “estadístico” se matan a ver números y porcentajes con el fin de acertar. Perder una primera ronda del draft con una mala elección es un error que se paga a corto y a medio plazo. Pero ocurre. Por ejemplo Marc Gasol fue elegido en el número cuarenta y ocho por los Lakers que vendieron sus derechos a Memphis en la operación del traspaso de su hermano. Marc Gasol ha sido dos veces All Star y elegido mejor jugador defensivo de la liga.

Si se pudiese hacer una comparación con la liga Adelante, el robo del Draft de este año se llama Juan Villar. Traer en propiedad y a coste cero a un jugador como el onubense es un acierto. Quizá debamos plantearnos explotar este mercado. No para fichar once jugadores de segunda B cada año, pero sí para hacer más de lo que estamos haciendo.

Desde hace más de diez años años solo cuatro jugadores han venido de esta categoría para el primer equipo y sólo uno ha salido rana. Aduriz, Sousa (que jugó cuatro temporadas), y Villar contra Dani Aquino que es el que nos salió rana.

Somos un equipo pobre con una estructura deportiva de un equipo 'champions', pero que no acertamos con los fichajes estrella, no sacamos jugadores de cantera y no buscamos jugadores del corte de Aduriz o Juan Villar. Trabajar en buscar jugadores que nos van a dar un rendimiento deportivo y económico debe ser la base del proyecto. Trabajar con la urgencia del ascenso es un paso al abismo.