Real Valladolid
MARCELO SILVA
Silva, en el partido ante el Leganés

Marcelo Silva reconoce que el equipo tuvo menos intensidad» que el Girona

  • El central acata su cambio al descanso aunque dice que sabe controlarse con una amarilla

Marcelo Silva recibió una amarilla el pasado lunes en el partido del Real Valladolid frente al Girona y fue sustituido al descanso. «El míster temía que pudiésemos tener una expulsión. La tarjeta fue injusta. Nadie mejor que yo sabe si toco el balón o al jugador. Es la quinta amarilla. Vamos a ver si el club puede recurrir la tarjeta», ha señalado el central uruguayo este miércoles.

Silva dice «acatar« la decisión del entrenador, Miguel Ángel Portugal. «El míster hace las cosas por el equipo. Pero, como defensa, tengo que jugar muchas veces con una amarilla. Yo siempre trato de controlarme con una amonestación. No tengo miedo de que me puedan expulsar y sé jugar con una tarjeta«.

La plantilla blanquivioleta esperaba conseguir la tercera victoria consecutiva de la temporada, pero el Real Valladolid falló en Montilivi (derrota por 1-0). «Creo que no se vio a un equipo con mucha claridad. No tuvimos ocasiones muy claras, el juego no fue muy bueno y nos ganaron en la parte de los balones divididos. Eso te va frustrando porque ves que las cosas no salen como tenías pensado. Es un partido en el que, como mucho, podíamos haber sacado un empate».

Marcelo Silva considera que el Real Valladolid «tuvo menos intensidad que el Girona». «En un partido de este tipo, si no nos salen las cosas, por lo menos debemos mostrar más presencia dentro de la cancha. En ese aspecto, debemos estar mejor».

El defensa central recuerda que «el margen de error se va haciendo cada vez más corto». «Cada partido es una fecha menos. Somos conscientes de eso. No podemos esperar. Ahora tenemos enfrente al Elche y debemos sacar los tres puntos».