Real Valladolid

Si hubiéramos ganado hoy…

Vaya por delante que el equipo ha mejorado, sobre todo a nivel defensivo, desde la llegada de Portugal, pero sigue sin ofrecer la regularidad y solvencia que el Real Valladolid debería mostrar en Segunda División, al menos frente a conjuntos supuestamente más modestos. Se nos vendió que el problema era el central y en el mercado invernal se fichó a un lateral izquierdo. Pese a ello el conjunto ha encajado solo 3 goles en los últimos ocho partidos, por lo que las alarmas se han trasladado a la parte ofensiva. Aquí el asunto es peliagudo: se ha fichado a un veterano de corte más defensivo como complemento a Rubio y a dos delanteros. El resultado, al menos de momento, es que la pelotita no llega a los puntas desde otras botas que no sean las de don Álvaro (¿Qué sucede con Óscar?) y que el gol parece que solo busca a alguien que no es puramente un nueve, Juan Villar.

El sábado se intentó generar peligro con una formación con dos delanteros. Tal y como avisó Eloy de la Pisa, acumular a más hombres en ataque debilitó el centro del campo y se tradujo en mucho barullo e intenciones delante, pero cero remates a puerta. Frente al Córdoba llegó la ilusión y llegamos a disparar trece veces entre los tres palos, pero tras el espejismo hemos acumulado dos partidos consecutivos sin sumar ni un solo remate a portería.

Tópicos para la Segunda División conozco muchos e incluso algunos tienen parte de verdad: es una Liga muy larga, los partidos no suelen ser brillantes, en esta categoría manda el resultado y cualquiera te complica la vida, a mí el Valladolid nunca llega a aburrirme... Personalmente pido, una vez más, que un club histórico como el nuestro intente aportar algo más. Me niego a creer que el destino del Pucela sea penar frente a otros conjuntos teóricamente modestos. Hace años y estando en Primera, con todo el respeto del mundo, nos tocaba el Llagostera, el Lugo o el Huesca en Copa y se afrontaba de otro modo, incluso reservando a jugadores titulares.

Se agradece la mejoría con Portugal, pero se puede y se debe dar ese paso al frente que nos haga escalar en la tabla. A ver si acumulamos varias jornadas sin decir aquello de «ay, si hubiéramos ganado hoy, qué cerquita estaríamos del 'playoff'».