Real Valladolid

liga adelante

Ascender o desaparecer, las dos opciones del Real Valladolid

El presidente Carlos Suárez charla con el director general del club blanquivioleta, Jorge Santiago, la pasada semana.
El presidente Carlos Suárez charla con el director general del club blanquivioleta, Jorge Santiago, la pasada semana. / Gabriel Villamil
  • El club blanquivioleta condiciona el cumplimiento del plan de pagos con Hacienda y su viabilidad al retorno a Primera antes de la temporada 2021-2022

El Real Valladolid es viable económicamente en Segunda División, pero no por tiempo indefinido ya que su supervivencia en la categoría de plata tiene fecha de caducidad. Según consta en la última memoria económica publicada recientemente por el club blanquivioleta, el Real Valladolid debe conseguir el ascenso a la élite «antes de la temporada 2021-2022 para poder afrontar el plan de pagos del convenio firmado con la Agencia Tributaria» y evitar su disolución. La otra condición, obvia, pasa por no descender a Segunda División B.

La entidad que preside Carlos Suárez alcanzó un acuerdo singular con Hacienda el 25 de julio de 2015 para abonar la deuda privilegiada (la que no admite quitas en el concurso de acreedores). Los créditos se desglosaron en tres cantidades, según los artículos de la Ley Concursal: 21.714.820,20 euros, 9.602.633,28 euros y 1.689.392,82 euros.

El Real Valladolid explicó que, tras la firma del convenio, pagó 3.660.000 euros a la Agencia Tributaria, y quedaron algo más de 29 millones pendientes (29.146.820,80 euros, según los datos publicados por el club). Esta deuda se vio sujeta a una espera máxima de ocho años, con un tipo de interés del 2% y diez cuotas mensuales de 364.335,59 euros durante esos ocho años si el equipo militaba en Primera División.

En Segunda, las mensualidades se reducen a la mitad (182.167,79 euros), pero el plazo para abonar los 29 millones pendientes se mantiene en los ocho años, con la temporada 2021-2022 como fecha límite para ponerse al día con la Agencia Tributaria.

Además de estos importes fijos, Hacienda percibe el 25% de los traspasos de futbolistas.

El Real Valladolid desglosa en su memoria económica los pagos pendientes a todos los acreedores, de acuerdo con la deuda del 30 de junio de 2015, cuando se cerró el último ejercicio económico de la entidad blanquivioleta.

Durante la presente campaña, el club vallisoletano tendrá que abonar 1,8 millones a Hacienda, con 57.000 euros de intereses. En el cuadro ofrecido por el Real Valladolid solo se contemplan las cuotas pactadas para las próximas temporadas con el equipo en Segunda División. La cantidad anual no varía hasta la campaña 2020-2021 (se mantienen los 1,8 millones anuales), aunque los intereses sí sufren incrementos.

En el caso de que el Real Valladolid no lograse el ascenso a Primera División en las próximas cinco campañas y media, se enfrentaría a un grave problema en la temporada 2021-2022, ya que se vería obligado a abonar a la Agencia Tributaria una cifra astronómica de 16,1 millones de euros. Con los ingresos reducidos de la categoría de plata, esta cantidad asfixiaría al club. Además, el Real Valladolid tendría que afrontar un pago adicional de 2,5 millones de euros a Hacienda, solo en concepto de intereses.

En la memoria económica, el consejo de administración recuerda que el Real Valladolid también alcanzó un acuerdo singular con la Seguridad Social el 12 de mayo de 2015 para el pago de tres deudas privilegiadas de 1.507,12 euros, 199.091,41 euros y 545.933.92 euros. Tras la firma del convenio, se abonó la primera y se estableció un plan de pagos con un total de 72 mensualidades por importe de 12.656,49 euros y el 4,375% de interés, así como mejoras para que la Seguridad Social percibiese el 12% de los traspasos de jugadores.

Los acreedores ordinarios que poseían créditos inferiores a 250.000 euros y que se acogieron a una quita del 80% cobrarán sus deudas esta temporada. El club desembolsará 518.000 euros por este concepto. Los que disponían de créditos superiores a los 250.000 euros (o se acogieron a la quita del 70%) recibirán el dinero a partir de la campaña 2016-2017. El Real Valladolid pagará cada temporada 715.000 euros a estos acreedores hasta un total de 5,7 millones al término de la temporada 2023-2024. Los créditos subordinados se empezarán a abonar a partir de entonces para finalizar en la campaña 2030-2031. El total de la deuda que debe desembolsar el Real Valladolid, intereses incluidos, ascendía a 39,2 millones el pasado 30 de junio de 2015.

590.000 euros en fichajes

En otros puntos de la memoria económica, cerrada a 30 de septiembre de 2015, el Real Valladolid apunta que «para la confección de la plantilla 2015-2016 se han incorporado doce nuevos jugadores en calidad de libres o cedidos con un coste de 150.000 euros por las cesiones y dos adquisiciones por importe de 440.000 euros con fechas de pago diferidas hasta cuatro años».

Coste de plantilla

Además, el club blanquivioleta explica que «se ha rescindido al equipo técnico, con un coste de 205.000 euros», en referencia al despido de Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’ y sus ayudantes al final de temporada pasada, «debido al incumplimiento del objetivo de ascenso de categoría», según aclara el Real Valladolid en otro apartado de su informe de gestión. El coste de la destitución de Gaizka Garitano quedará incluido en la memoria del presente ejercicio, aún en vigor.

En las deudas por traspasos aparece una cantidad de 100.000 euros «a largo plazo» pendiente de pagar al Racing Club de Lens, equipo del que provino Zakarya Bergdich en el verano de 2013. El futbolista franco-marroquí fue traspasado en julio del año pasado por el Real Valladolid al Charlton Athletic inglés.

En otro punto, el club explica que cumplió con el tope salarial la pasada campaña y que la Comisión del Control Económico de la Liga autorizó para la presente temporada un coste de plantilla de 5,7 millones de euros. El presupuesto de ingresos se sitúa por encima de los 11 millones, gracias a la ayuda del descenso correspondiente al segundo año y a la mejora de los derechos televisivos, gestionados de manera conjunta y contratados esta campaña con la empresa Futmedia.